AEMC reclama la desmilitarización de las actividades y materias propias de la Marina Civil. 4la

La Asociación Española de la Marina Civil considera justo y necesario revertir el proceso de militarización que han sufrido las competencias y funciones marítimas de carácter netamente civil, desde la llegada de la dinastía borbónica a España a principios del siglo XVIII, con la llegada de Felipe V hasta nuestros días, proceso que se potenció en las etapas dictatoriales, y de un modo obsceno durante la dictadura franquista, cuyas imposiciones y abusos aún perduran muchas décadas después de que los españoles se diesen así mismos un régimen democrático. 

2 de junio de 1917. El rey Felipe VI, acompañado de su padre, el rey emérito Juan Carlos I, ha presidido hoy, en la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), el acto conmemorativo del 300 aniversario del Real Cuerpo de Guardiamarinas. (Hasta del siglo XVIII, no había marinos de Guerra. Eran marinos procedentes d ela Marina Civil quienes asumían esas misiones) 

Es muy significativo que transcurrida una quinta parte del siglo XXI, no haya es España un solo Museo de la Marina Civil, y por el contrario haya más de una decena Museos denominados navales o con un gran dominio o influencia naval, destacando por encima de todos ellos el Museo Naval de Madrid, en el que se expone como joya principal la llamada carta de Juan de La Cosa, aunque este personaje histórico, fuese capitán, piloto y cartógrafo de la Marina Civil del siglo XVI. Similar patrimonialización naval se puede encontrar en otros museos y exposiciones en los que se trasmiten mensajes que adulteran la historia marítima de España, dándole un protagonismo a la Armada Española carente de fundamento histórico. Son miles de páginas las que se han escrito utilizando recursos públicos para divulgar una historia marítima de España modulada a conveniencia de la Armada Española. Las redes sociales y las librerías están plagadas de historias sobre Cristóbal Colón, Juan Sebastián Elcano, Pedro Menéndez, Andrés de Urdaneta, etc. en las que se hace creer que estos personajes eran almirantes o miembros de la Armada Española, aunque jamás han pertenecido a la Armada Española, cuyo nacimiento como consta en los registros oficiales no se produce hasta el Siglo XVIII.

Pero ese obsesivo afán de protagonismo y poder hegemónico en el ámbito marítimo, va más allá, de tal modo que, cuando se hace referencia a la Marina Española, los españoles deberían de entender que se hace referencia exclusivamente a la Armada Española, pero  tal pretensión es aberrante, pues la Marina Civil es parte integrante de la Marina Española, con el mismo derecho que la Marina de Guerra.

En otro orden de cosas, pero en plena conexión con la anteriormente expuesto, es totalmente rechazable que los buques oceanográficos, financiados y construidos con fondos públicos de un ministerio civil, como lo es el Ministerio de Agricultura, Pesca y Consumo, y destinados a realizar misiones estrictamente civiles, sean tripulados por personal de la Armada Española, privando de esos puestos de trabajo a Marina Civil, que habían tripulado anteriormente esos buques. No se conocen las razones por las que se han militarizado los citados barcos. La Armada condecoró al funcionario-veterinario que ha promovido la militarización de loes citados barcos.

Ese mismo espíritu militarizador es el que impera y caracteriza en el Instituto Hidrográfico de la Marina – obsérvese que es teoría es una denominación incompleta, pues debería serlo de la Marina de Guerra, que lo domina en exclusiva-

Learn about Nautical Cartography

La misión de este organismo militar está relacionada con la producción y comercialización de productos que tiene como principal destinatario la Marina Civil. Cartografía náutica, derroteros, libros de faros, anuario de mareas, y otras funciones de similar naturaleza, para cuya realización se requieren conocimientos y técnicas que forman parte esencial de los estudios propios de la marina civil, que es la principal destinataria de las mencionadas publicaciones. Sin embargo los marinos civiles están totalmente excluidos del levantamiento y materialización de las cartas náuticas y demás publicaciones referidos anteriormente. Simplemente porque se utilizan buques e instalaciones totalmente militarizadas, aunque no se trata de secretos militares ni nada que pueda justificarse como materia reservada.

De igual modo resulta anacrónico que siendo la mayor parte de los pecios históricos parte esencial de la historia de la Marina Civil, los marinos civiles sean marginados en todo lo relativo a esta materia.

O galeón de Ribadeo, o mellor conservado do mundo...pero no fondo do mar |  Historia de Galicia

En consecuencia esta Asociación reclama las oportunas modificaciones legales para poner término a un monopolio injustificado en este tiempo, si es que lo estuvo en alguno anterior.