12 de Octubre. Día de la Marina Civil

DÍA DE LA MARINA CIVIL 

El 12 octubre debería ser declarado oficialmente Día de la Marina Civil, sería lo justo, la forma de saldar una deuda histórica con la Marina Civil y con los marinos civiles, que fueron los genuinos descubridores, en 1492, de un nuevo continente, al llamaron las Indias Occidentales. El nombre de América no vendría hasta muchos años después.

Hay que reconocer que será difícil que se produzca la enmienda de la versión oficial del “descubrimiento de América”, mientras que la monarquía borbónica, creadora de la Armada Española en el siglo XVIII, siga avalando el infundado protagonismo de esta en tales hechos de alcance universal. Sin miedo a dudas y confusiones, todos los españoles deberían saber que Cristóbal Colón no fue almirante de la Armada Española, que la Armada Española, que en el siglo XV ni siquiera había nacido, no ha tenido ni arte ni parte en el llamado descubrimiento de América

Ya va siendo hora que el gobierno español, que la Real Academia de Historia, que los ministerios de Cultura y de Educación se tomen más en serio este asunto que forma parte esencial de nuestra historia.  Se deberían preocupar de conocer con mayor rigor y fundamento cómo se gestó y se llevó a cabo la gran gesta histórica del descubrimiento,  planificada, propuesta y ejecutada  por el capitán Cristóbal Colón, con el patronazgo de la Corona española y la colaboración de quienes formaban parte de su expedición náutica.

En esa búsqueda de la verdad, será preciso analizar sin prejuicios las teorías cosmográficas defendidas por la iglesia católica, entonces abrazada a los postulados proféticos de Esdras. Será fundamental desmontar los artificios retóricos que ligan a Colón con Alfagrano y el valor de la milla náutica. Habrá ponderar el papel de la Inquisición y de sus personajes en el debate y financiación del primer viaje colombino. Será preciso reconocer que no se sabe ni cuándo ni dónde nació Cristóbal Colón. Habrá que erradicar la idea de que Colón era un aventurero inculto y, por el contrario, reconocer su elevado nivel cultural, y que sus teorías, plenamente confirmadas por el éxito de su proyecto, tenían un fundamento científico. Colón era un marino civil con una gran experiencia de navegación, como lo eran la mayor parte de sus capitanes y oficiales: Juan de la Cosa, los Pinzones, etc. y eso queda patente no un viaje, sino en una serie de viajes que culminan con éxito.

Debería quedar muy claro que el llamado “Diario de Colón” no fue escrito por Colón, y es muy probable que ni tan siquiera lo fuese íntegramente por Bartolomé de las Casas. Es un documento, cuyo original ha desaparecido, y en su lugar ha quedado un manuscrito de dudosa autoría, encontrado en el siglo XVIII por un oficial de la Armada en el palacio del Duque del Infantado. Y sobre todo, lo que se debería poner término a la divulgación institucional de falacias y otros derivados.

Falacias y misterios

Los borbones no han sido ejemplo de grandes virtudes personales y mucho menos aún han acrisolado su honradez en la gestión de los asuntos públicos. Por qué habría que esperar que sus criaturas políticas lo fuesen, cuando han utilizado la historia como un puñado de plastilina modulable a conveniencia. Navarrete y otros distinguidos divulgadores de la historia de la Marina Civil, la han manipulado, bastará con indagar con lo ocurrido con las capitulaciones de Santa Fe, en cuyo original se recoge que Colon ya sabía dónde estaba el Nuevo Mundo, pero Navarrete, retuerce el texto para decir prácticamente lo contrario.

Archivo de Indias y el Museo Naval

Qué ignominiosa función es la que se le asigna al Archivo de Indias niquelado externamente para reflejar una versión adulterada de la Historia marítima española.

Qué rol juega el Museo Naval cuándo utiliza fondos públicos para divulgar auténticas historietas falaces sobre Colón, el descubrimiento de América y el mapa de Juan de la Cosa.

En España hay una Marina Civil, que navegó, naufragó, descubrió, luchó, se desesperó y perdió la vida en los descubrimientos y en la conexión estable entre la Metropoli y las colonias, a pesar que en muchas ocasiones fue pagada con la ingratitud y el desprecio. Hay por el contrario una Marina Militar que se apropia del secular esfuerzo de la Marina Civil, atribuyéndose hechos que no le corresponden.

Los méritos de la Marina Militar, que también los tienen, deben de sr reconocidos pero siempre ajustándose a los hechos reales, y no a otro tipo de manipulaciones narrativas y heroísmos imaginarios.

Documentalmente, se puede demostrar que América fue descubierta por marinos civiles, pero no es posible encontrar un solo documento en el que se acredite que la Armada española participase en el descubrimiento del Nuevo Mundo.

En consecuencia no hay razones para negar a la Marina Civil lo que de pleno derecho le corresponde.