En la mar. El suicidio se suma a la pandemia: tripulantes siguen retenidos a bordo de los buques en el mundo

  • Print

 

 

 

El Secretario de Asuntos Exteriores de Filipinas Teddy Locsin Jr. confirmó el 11 de junio que una tripulante de 28 años del mencionado país se suicidó mientras permanecía a bordo de un crucero atracado en el puerto de Bridgetown en Barbados, luego que su supuesto vuelo de regreso a Filipinas fuera suspendido.

0
 
             
 
 
Royal Caribbean International's Harmony of the Seas, the world's largest and newest cruise ship, sails into Southampton, UK.

 

“Es mi triste deber informar que una marinera de 28 años se suicidó en su camarote en el buque en el que tenía que permanecer porque los vuelos de repatriación a Filipinas se han suspendido nuevamente”, dijo Teddy Locsin, Secretario de Asuntos Exteriores de Filipinas en Twitter.

La mujer era tripulante del crucero “Harmony of the Seas”, donde los miembros de la tripulación permanecen “retenidos” mientras esperan una vez más una frustrada “repatriación”, la que ha sido dificultada por de las cancelaciones de vuelos internacionales.

El hecho ocurre tras reiterados llamados de la OMI, UNTACD, Cámara Marítima Internacional (ICS), y la Federación internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), entre otras organizaciones a los gobiernos del mundo para permitir la repatriación de gente de mar y tripulantes de cruceros que se vieron atrapados en buques de carga y cruceros una vez que los puertos del mundo negaron los desembarcos de las tripulaciones como una medida preventiva contra la propagación del coronavirus (Covid-19).

De este modo, vieron imposibilitada la posibilidad de ser reemplazados en sus funciones en alta mar y de ser repatriados, dada la indisponibilidad de vuelos comerciales alrededor del mundo, producto de la pandemia. Tras la declaración de pandemia por parte de la OMS más de 200.000 marinos se quedaron atrapados en buques en todo el mundo.

Lloyd’s List la semana pasada informaba que la ITF luchaba por sofocar el creciente malestar entre los tripulantes que exigen medidas, en medio de una creciente ansiedad y estrés a bordo de los buques que se están convirtiendo en un problema de seguridad y salud mental.

Las esperanzas crecen en Singapur

Casi en simultáneo a la anterior información la Autoridad Marítima portuaria de Singapur (MPA) daba a conocer que, hasta la fecha, el propio organismo ha aprobado más de 4.000 casos de recambio de tripulación para más de 300 compañías desde el 27 de marzo de 2020. Los casos se remiten a unos 500 buques, entre ellos petroleros, graneleros, portacontenedores y diversos buques de alta mar.

La MPA, informó además que, junto con otros organismos de singapur y líneas navieras, facilitó un segundo vuelo fletado para el recambio de tripulación, permitiendo a 54 tripulantes a bordo de un vuelo procedente de Mumbai (India) abordar seis buques en el puerto de Singapur, mientras que 87 tripulantes tomarán el mismo vuelo de regreso a Mumbai. “El uso de esos vuelos fletados ofrece un pasaje directo para facilitar los cambios de tripulación de manera segura y eficiente durante este período”, aseguraron desde la MPA.