Operativa portuaria: empresas, barcos, estibadores y accidentes

 

                                                  

 

La profesión de estibador, por el entorno en el que se realiza y los múltiples factores que la condicionan su trabajo, es en términos generales, una profesión que entraña un elevado riesgo de accidente.

En muchos puertos el estibador realiza tareas que implican multifuncionalidad, ya que, dependiendo de la plantilla disponible y de la complejidad de los trabajos a desarrollar, se verá forzado a realizar trabajos a bordo de un buque o en tierra trabajos de naturaleza tan dispar como los de gruísta, sobordista, apuntador, operador de torre, operador de RTG, conductor de forklifts, de top loaders etc. Pueden ser nombrados para trabajar con productos a granel, con contenedores, con siderúrgicos, con trozas de madera, o como operador de sistemas operativos informáticos, interpretando y trasmitiendo los datos aportados por distintos sistemas informáticos etc. Al contrario de lo que se pueda pensar, esa multifuncionalidad exige una alta capacidad de adaptación que es difícil de encontrar en otra profesiones.

 

Trabajo a la intemperie y horarios de trabajo dispares

 

Los horarios de trabajo en la estiba son muy variables, normalmente se trabaja a turnos que cubren las 24 horas, y la mayor parte e las operaciones se realizan a la intemperie, en condiciones climatológicas muy variables.

Salarios variables

Sus salarios suelen ser variables, con un elevado porcentaje basado en la productividad de las operaciones, lo que quiere decir que dependiendo del número de operaciones y de la cantidad de mercancía movida varían sus ingresos mensuales.

Todo el variable es función de las tarifas pactadas, convenidas y firmadas con autoridades portuarias y operadores.

 

El modelo descrito incrementa el riesgo de accidentes en la estiba, sin embargo es asumido por las empresas integrantes de sociedades de estiba, por la inspección de trabajo y por las Autoridades Portuarias, ya que toleran que la seguridad quede supeditada a la rentabilidad de las empresas de estiba y a la prima de productividad que reciben los estibadores.

 

Diversidad de operaciones

 

Aunque todas las operaciones de estiba puedan parecer similares, presentan diferencias substanciales, unas se realizan en las bodegas; otras sobre cubierta y a diferentes alturas: trabajos de trinca y destrinca, manipulación de materiales muy pesados y agarrotados por su exposición al medio marino y frecuentemente faltos de mantenimiento, a consecuencia de la cicatería del naviero en costes de mantenimiento y de una drástica reducción de tripulantes.

Habrá que advertir asimismo que no todos los barcos son modernos y están bien diseñados, no son operativamente funcionales y ni están equipados con tripulaciones idóneas.

 

La muerte reciente de un estibador en el puerto de Gijón

 

El último accidente en el puerto de Gijón -El Musel es un claro ejemplo de lo que se acaba de exponer. Se utilizaba la cuchara de una grúa para hacer el remate de la estiba de la carga en la bodega, en lugar ve de utilizar, como sería más racional y seguro, otro recurso mecánico. Un estibador se encontraba dentro del espacio que podía ser barrido por la cuchara, y fue golpeado por ésta causándole la muerte.

Una vez ocurrido el fatal accidente vienen los lamentos y se anuncian las acciones correctoras, pero suelen resultar poco eficaces. Salvador de la Encina, Presidente del ente público Puertos del Estado ha firmado un convenio con el Director General de MM para la gestión conjunta de emergencias en aguas portuarias (El Mercantil 5 de Febrero del 2020). Los sindicatos han hecho manifestaciones de protesta y realizado proclamas reivindicativas, etc. Nada que resulte novedoso, simplemente, algo que ya se ha vivido en casos anteriores; podría decirse que son actuaciones intrascendentes, actos de cara a la galería, pero poco más.

La triste y lamentable realidad es que una vez más se ha perdido una vida, se ha destrozado una familia, y sus compañeros dicen: ¡hemos perdido un amigo, un compañero¡. Todo esto se debe a que priman los intereses empresariales y productivos sobre la seguridad, porque faltan inspecciones responsables y sanciones disuasorias, porque las primas de productividad representan el porcentaje más alto del salario de los estibadores.

En el puerto de Málaga una tapa de escotilla cayó al muelle por la rotura del cable de una grúa, cayó accidentalmente, y por suerte no hubo que la lamentar ninguna pérdida humana, y los daños materiales fueron de escasa cuantía. Sin embargo, el riesgo potencial es claro, aunque en esta ocasión haya habido suerte.

 

¿Se adoptan medidas eficaces para disminuir riesgos?

 

Hay técnicos expertos en la materia, facultativos con formación teórica y años de experiencia suficientes en estas actividades. Ellos deberían formar parte esencial de los equipos multidisciplinares encargados de corregir una situación que desgraciadamente se está prolongando en el tiempo.

Un asunto que atañe a todos los implicados

¿Qué grado de profesionalidad tienen quienes diseñan equipos y barcos? ¿Qué planes mantenimiento se diseñan? ¿Qué calidad tienen los materiales que se emplean? ¿Con qué frecuencia se pasan inspecciones y revisiones? ¿Se controlan de forma rigurosa los esfuerzos de los materiales utilizados durante la operativa?

Por favor, todos los implicados en esta actividad deberían tomar más en serio la seguridad y deberían ser más exigentes en el cumplimiento de la misma. El derecho constitucional a la vida, a la integridad física, debe primar siempre por encima del interés económico.

 

 

Cap. Javier Madiedo Acosta