El “Rúa Mar” y el tráfico de drogas prohibidas

  • Print

Hemos tenido conocimiento estos últimos días, con posterioridad al accidente del pesquero “RÚA MAR”, que dicho buque tenía abiertas diligencias por ser sospechoso de dedicarse al narcotráfico.

Una vez más, causa extrañeza que todas las especulaciones sobre las posibles causas del naufragio de un buque habidas hasta este momento se vean envueltas por un factor hasta ahora desconocido y que sea precisamente en este instante cuando se dé a conocer a la opinión pública que el “RÚA MAR” podría haber estado involucrado en operaciones fraudulentas y punibles.

Desde esta Asociación deseamos obviamente, que salga a la luz cual o cuáles fueron las causas que motivaron el accidente del pesquero “RÚA MAR”, no solo porque contribuirá a evitar futuros accidentes, sino también porque los familiares de las víctimas esperan explicaciones lo antes posible, y decirles en este momento que el “RÚA MAR”  podría haber estado involucrado en operaciones fraudulentas no parece la mejor explicación a lo ocurrido, puesto que se criminaliza a las víctimas y se las presenta en un escenario de delincuencia.

A la vista de algunas de las fotografías obtenidas por internet del pesquero “RÚA MAR” se puede comprobar que dicho pesquero ha sido sometido a obras de reforma y al igual que ha ocurrido en otras ocasiones nos preguntamos quién autoriza las obras de reforma, quién las aprueba, en qué medida las reformas han afectado a la estabilidad del pesquero. ¿Influyeron dichas obras en el franco bordo del pesquero y en su capacidad para evacuar agua embarcada?.

Esperamos desde esta Asociación que la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) se ponga en marcha,  e inicie las pesquisas necesarias y el acopio de evidencias para poder dar lo antes posible una respuesta sobre las causas de lo ocurrido. Mientras no se demuestre lo contrario, no vemos una relación directa entre el naufragio de un buque y el tráfico ilegal al que se dedique, como parece que se pretende justificar en este momento.

La CIAIM

La presentación de CIAIM en la red nos parece un despropósito de gran magnitud, puesto que se hace una introducción sobre su Estructura en la que se da a entender que se organiza en Pleno y Secretaría. Sin embargo, más abajo se definen los vocales, lo que lleva a preguntarse por qué no se dice inicialmente que la Organización consta de Pleno, Secretaría y vocales.

Desde esta Asociación, tanto en lo que se observa en la red como en el RD 800/2011, que supuso la transposición de la Directiva 2009/18/CE, sobre investigación de accidentes e incidentes marítimos, opinamos que la estructura de CIAIM es una copia de la estructura previa de la Comisión de Investigación de Accidentes creada en la DGMM y dudamos de su independencia por los siguientes motivos:

- Presidente nombrado por el Ministerio de Fomento (Art. 6 del RD 800/2011).

- Vocales nombrados por el Ministerio de Fomento.

- El Secretario, que se supone que es una parte fundamental de la Organización de CIAIM. Sin embargo, el Secretario forma parte del Pleno. Es además jefe investigador (Art. 9-b). Además designa al investigador encargado. Más adelante se dice que dentro del equipo de investigación se designa a un investigador jefe. Entonces cuál es la diferencia entre investigador jefe e investigador encargado?

- Pero lo que ya es el colmo es el Artículo 20 del RD 800/2011, en el que se establece que el investigador encargado es el investigador de campo designado por el Secretario. También se dice que el investigador encargado supervisa los trabajos de los investigadores de campo, por lo tanto se supervisa a sí mismo.

- Los investigadores han de ser funcionarios (Art. 5-2).

- ¿Por qué ha de ser la Administración Marítima la que garantice el seguimiento de las recomendaciones de CIAIM? (Art 15).

La Directiva hace referencia a los Estados Miembros como los garantes de que las recomendaciones sean seguidas por aquéllos a los que van destinadas. ¿Debe ser la DGMM la que se encargue de verificar este punto?

Finalmente, se estima desde esta Asociación que los pesqueros del tipo “RÚA MAR” y los de más de 24 metros deberían ir dotados de cajas negras (RDT) similar a otros buques civiles puesto, que esto sería de gran ayuda para esclarecer las circunstancias de los accidentes e incidentes marítimos.

Ante todo este cúmulo de condicionantes, que se corresponden con lo que ha sido la trayectoria de la CIAIM y el carácter sesgado de sus informes y conclusiones, esta asociación, considera de escasa utilidad para la Marina Civil esta Comisión investigadora de accidentes.

Mientras no se garantice que sus miembros son personas de reconocida formación superior en Marina Civil y experiencia náutica, no merecerá ni nuestra aprobación ni nuestro reconocimiento profesional.