Smit resuelve. Sasemar naval, fracasa

  • Print

Sobre las 14.20, de hoy 10 de diciembre de 2019, la empresa holandesa de salvamento marítimo, Smit Salvage, ha conseguido reflotar el buque de transporte de productos químicos “Blue Star”, que llevaba embarrancado en la ría de Ares desde el pasado 22 de noviembre.

Tras la embarrancada la empresa pública SASEMAR, dependiente de la Dirección General de la Marina Mercante (Ministerio de Fomento) dirigió las operaciones para tratar de reflotar el barco al menos en tres ocasiones, pero su intervención se saldó con un rotundo fracaso, por lo que el armador decidió contratar a Smit Salvage.

El plan de rescate desarrollado por Smit, aprobado previamente por la Administración Española, se centró en primer lugar a extraer el combustible y otros productos contaminantes almacenados a bordo. Liberado el barco de los citados riesgos contaminantes, se procedía a reforzar los elementos de la cubierta del barco destinados a soportar los esfuerzos de los cables de remolque (bitas, etc) Se contrataron 3 remolcadores de gran potencia. Se realizó una inspección detallada del forro exterior de la obra viva, y de los tanques del barco. Se efectuaron taponamientos de emergencia y se procedió a presurizar determinados espacios para facilitar el reflotamiento del barco. Finalmente, se procedió a efectuar las operaciones de arrastre para liberar al barco de la embarrancada, devolviendo la tranquilidad a la ría de Ares y todos cuantos estaban pendientes de este asunto.

La empresa local Ardentia Marine colaboró con Smit Salvaje.

 

Profesionalidad frente a tecnoburocracia caduca

 

La tecnoburocracia naval española ha vuelto a dejar constancia de su manifiesta incapacidad para dirigir y enfrentarse con éxito a aquellos problemas de carácter náutico que exigen un alto grado de conocimientos técnicos y de gran experiencia profesional. Armada, Ingeniería Naval y otro tipo de intrusos náuticos ya han acumulado suficientes fracasos como para que los responsables políticos de la Marina Civil adopten las medidas legales necesarias para garantizar la profesionalidad náutica de quienes gestionan la navegación marítima, planifican, dirigen y ejecutan operaciones de esta naturaleza. El “Prestige” debería haber servido de suficiente escarmiento para el gobierno español pusiese fin a un modelo naval trasnochado, totalmente injustificado en los tiempos que vivimos.

¿Qué argumentos tienen quienes dirigen este país para sustituir a los Capitanes de la Marina Civil por profesionales que carecen de titulación Náutica y/o de experiencia en la operación y gestión de buques civiles?

¿Las razones son de otro tipo?. En cualquier caso, deberían exponerlas públicamente.

¿Por qué no se preocupan de saber qué tipo de perfil profesional tienen las personas que planifican y dirigen las operaciones en Smit Salvage y otras empresas similares?

Es de suponer que el futuro gobierno de España reconduzca una situación absolutamente intolerable.

Se debería producir ceses de forma inmediata.

Los profesionales pueden cometer errores, los intrusos los prodigan.