Antonio Machado y la mar

 
 
I
 
 Señor, me cansa la vida,
tengo la garganta ronca
de gritar sobre los mares,
la voz de la mar me asorda.
Señor, me cansa la vida
y el universo me ahoga.
Señor, me dejaste solo,
solo, con el mar a solas.
 
            II
 
 O tú y yo jugando estamos
al escondite, Señor,
o la voz con que te llamo
es tu voz.
 
             III
 
 Por todas partes te busco
sin encontrarte jamás,
y en todas partes te encuentro
sólo por irte a buscar.