La flota española sigue menguando.

 

 

 

http://www.anave.es/images/informes/marina_mercante/2018/MM2018_paraweb_es.pdf-

La flota española de comercio sigue, a pesar de haber gozado desde hace años unas condiciones de explotación que rozan los mínimos o incluso en ocasiones pueden superarlos negativamente, perdiendo potencial, y se sitúa ya en posiciones que no se corresponden con el nivel económico de España ni con su potencial como país marítimo.

A estas alturas, huelgan los comentarios. Las causas del progresivo fracaso de la política marítima Española son evidentes, de sobra conocidas.

No tiene sentido el seguir insistiendo en que las causas principales del fracaso marítimo en este país, se pueden resumir en: la degradación administrativa, en la militarización progresiva de la Marina Civil y la estrategia de desprofesionalización del sector marítimo. Esas son las claves para explicar por qué tiene un modelo marítimo propio de países en vías de retroceso.

Los resultados se repiten desde hace varios lustros, pero los gobiernos del bipartidismo,  si navegan, lo hacen siguiendo otros derroteros. 

Y como no podría ser de otro modo, la receta es la de siempre: hay que degradar aún más las condiciones de la flota española. Es decir, seguir degradando. Y así le va a España en la mar.