Náufragos sin refugio.-

El barco de Santa Pola abandonado en Libia teme un motín si se acaban los víveres

En el pesquero de Santa Pola solo quedan víveres para una semana - Los náufragos viajan repartidos entre los pasillos, el comedor y la cubierta y el capitán cree que se negarán a ser desembarcados en Libia

Ana Fajardo Agencias / J. R. Esquinas 25.11.2018 | 21:44 D. Información

El pesquero de Santa Pola, «Nuestra Madre Loreto», en el puerto de Malta informacion.es

 

 

 

 

•       Fotos de la noticia

 

 

La tripulación del pesquero 'Nuestra Madre Loreto' de Santa Pola ha advertido que el barco solo tiene víveres y agua para aguantar los próximos siete días, después de rescatar a doce inmigrantes el pasado jueves en alta mar frente a Libia. El propio capitán, Pascual Durá, ha explicado a Europa Press que "teme que si no se ofrece una solución rápida la tensión crezca": "Tenemos miedo a que podamos sufrir un motín en el barco y no tenemos medio para poder hacer frente a esa situación".

El capitán ha indicado que, además de los doce inmigrantes rescatados, la embarcación lleva una tripulación compuesta por trece marineros, y ha reclamado que se agilicen las negociaciones diplomáticas para que cuanto antes se les autorice entrar a puerto.

En este sentido, Durá ha preferido que se autorice el desembarco de los inmigrantes en Malta o Italiaporque si se da la orden de dirigirse a Libia creen que las personas rescatadas pueden negarse a ello.

«Tememos que se puedan rebelar contra nosotros y nuestra seguridad depende también de una solución rápida», ha señalado el capitán del pesquero con base en el Puerto de Santa Pola que ha explicado que el barco apenas tiene espacio para llevar tanta gente y ha apuntado que los inmigrantes viajan «en una cubierta, en los pasillos y en el comedor pero el barco no está preparado ni en lo que tiene que ver con los víveres ni en lo relacionado con el combustible».

El pesquero santapolero 'Nuestra Madre Loreto' lleva un mes en alta mar en plena campaña de captura de quisquilla. En la actualidad se encuentra a unas 80 millas de distancia de Libia y a alrededor de 120 de de Malta y de 150 de Italia. En la docena de personas rescatadas, hay ciudadanos de distintas nacionalidades, entre ellas de Libia, Mali y Senegal.

Los rescatados fueron recogidos por el barco de Santa Pola el pasado fin de semana. Los víveres se están acabando y los pescadores esperan que se resuelva todo, «espero que hoy mismo». La patera fue localizada a 80 millas al norte de Libia. El Gobierno está en contacto con el patrón mayor, explica Europa Press. Los marineros están afiliados a la Cooperativa de Pesca de Carboneres, en Almería. «Entre los dos están poniéndose en comunicación con las autoridades y con la gente competente en estos temas», aunque ha evitado concretar dónde podrían ser derivados, ha asegurado hoy el armador, José Durá.

«Me gustaría ya que han hecho esta aventura, que son gente que lo ha pasado tan mal, pudiera ir a un puerto para que, por lo menos, estuvieran medio bien», ha añadido, al mismo tiempo que ha apuntado que «preferiría» que no les obligaran a devolverlos a Libia. «Pero ya no es decisión mía».

Ayer la situación no la veía de una forma tan optimista, y aseguraba estar «desesperado», el patrón del «Nuestra Madre Loreto», el pesquero de Santa Pola que el jueves rescató a doce inmigrantes en las costas de Libia, al representante de la Cofradía de Pescadores de la localidad costera, Ángel Luchoro. Las horas pasan muy lentas para los marineros de esta embarcación que se encuentra en aguas internacionales a la espera de que las autoridades le den una solución para desembarcar a los migrantes que recogieron de dos pateras.

Contactos

El Gobierno de Pedro Sánchez inició ayer los contactos con el embajador de España en Libia para intentar desembarcarlos en el país africano. Así se lo comunicaron ayer al pesquero santapolero, cuyos tripulantes urgen una solución al sentir que se sienten abandonados a su suerte, por la lentitud con la que se está gestionando el conflicto.

El barco se encontraba ayer más cerca de la costa de Italia que de la de Libia, pero el país italiano se ha opuesto a abrirles el puerto para acoger a los inmigrantes, tal y como aseguró a este diario el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Santa Pola, tras haberse dirigido a la Policia de Finanza. Ante este panorama, los tripulantes de 'Nuestra Madre Loreto' se enfrentan también a otro problema. Y es que los inmigrantes puedan rechazar volver a Libia, y puedan acabar agitándose. A eso se suma otro obstáculo: el mal tiempo. Pese a que el pesquero no corre peligro por el temporal, el barco de la ONG de ayuda a refugiados Open Arms, que se encontraba próximo al buque santapolero para prestarle auxilio, ha tenido que alejarse y refugiarse en las costas de Túnez. El buque de la organización no gubernamental mantenía un el contacto con la tripulación ha sido continuo e incluso les facilitó atención sanitaria y aprovisionamiento para los rescatados.

 

 

 

Ver Galería

No obstante, con el mal tiempo y tras la marcha de Open Arms, los marineros de la villa marinera temen que el oleaje pueda acabar también alterando o provocando la indisposición de los migrantes.

El rescate

El 'Nuestra Madre de Loreto' partió desde el puerto de la villa marinera hace un mes para faenar y capturar marisco, de cara a la temporada alta de Navidad. Desde hace cuatro días han tenido que cesar su actividad tras salvar la vida a doce personas. A las 20 horas del pasado jueves, una patrullera libia localizó dos pateras que se encontraban próximas al pesquero. Según relató José Durá, armador del barco en el que faena su hijo, tres de los inmigrantes que iban en una de estas embarcaciones subieron por sus propios medios y el resto se tiraron al agua al aproximarse la patrullera. Esta embarcación dejó después a las doce personas, de diferentes nacionalidades, a bordo de 'Nuestra Madre de Loreto' y se dirigió a costa con el resto. El armador lamentó entonces que «todo el mundo mira para otro lado», ya que nadie les podía concretar un puerto de anclaje para el desembarco de estas personas. El buque de Santa Pola se encontraba ayer a cinco días de navegación de España.

Última hora

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha asegurado que el Ejecutivo central «mantiene negociaciones» con Libia para que se permita el desembarque en un puerto de ese país de las 12 personas rescatadas, el pasado jueves, en alta mar por el pesquero 'Nuestra Madre Loreto' de Santa Pola (Alicante). «En este momento la preocupación es dar una resolución pronta, y creo que en las próximas horas podremos tener buenas noticias; estoy seguro», ha dicho.

En declaraciones a los medios este lunes, Fulgencio ha sostenido que el Ejecutivo está trabajando «a través de los distintos ministerios» en la cuestión desde que se produjo el rescate para «darle la más pronta solución» y que puedan ser desembarcados en un puerto «seguro» de Libia, «zona marítima que corresponde a la zona donde fueron rescatados».

Cuestionado sobre la situación en el pesquero, se concentran 13 tripulantes y 12 inmigrantes en un barco destinado a la pesca de la quisquilla y la gamba, Fulgencio ha comentado que los rescatados «inicialmente estuvieron nerviosos» y, «al detectar la presencia de un barco libio, se lanzaron al mar y eso genera una situación de estrés».

«El patrón del barco y la tripulación están atendiendo correctamente a esas personas y la situación, no más allá de que es un recinto reducido donde conviven distintas personas que están trabajando y otras que están esperando una solución a su problema, crea un determinado nivel de tensión», ha relatado.