La Armada Española y Navantia siguen dando la nota.

La Armada Española y Navantia siguen dando la nota.

 

https://elpais.com/politica/2018/07/17/actualidad/1531846944_777118.html

El submarino que se pasó de largo

El diario el País informa del desvarío que rodea desde hace tiempo el diseño y la construcción del famoso submarino S-80, que primero no flotaba; y ahora, no cabe en el  dique.

 

https://elpais.com/politica/2018/07/17/actualidad/1531846944_777118.html

 Cambios en la cabeza

Susana Sarría, será la nueva presidenta de (SEPI), organismo en el que se integra Navantia, también está presidido por una perdona procedente de la Junta de Andalucía, Vicente Fernández Guerrero.

A la cabeza de todo ese conglomerado público se encuentra la Ministra de Hacienda, Mª Jesús Moreno, también procedente de la Junta de Andalucía.

Las huelgas y las amenazas de huelga se suceden en algunas de las factorías de Navantia. La llamada industria auxiliar considera abusivas e inseguras las condiciones en las que tiene que realizar su trabajo.

Navantia sigue en una situación económica que nada tiene que ver con la política de austeridad y recortes, siendo así que, según economía digital,  entre mayo de 2015 y marzo de 2017, el Gobierno destinó 460 millones a restablecer el equilibrio patrimonial de Navantia mediante la conversión de créditos para desarrollos tecnológicos militares en préstamos participativos y con la concesión de nuevos préstamos de esta misma naturaleza.

 Navantia: Un pozo sin fondo

Navantia registra las mayores pérdidas de su historia: 160 millones en rojo

El agujero de la empresa pública naval se multiplicó por seis durante el 2015

La Voz de Galicia

BEATRIZ COUCE

FERROL / LA VOZ 31/03/2016 05:00 H

Tendría que ser el ejercicio de la remontada en el saneamiento para llegar a alcanzar en este 2016 el ansiado equilibrio financiero. Pero nada más lejos de la realidad. La empresa pública naval Navantia cerró el pasado año con las mayores pérdidas de su historia, al superar los 160 millones de euros en números rojos. Multiplican por seis las anotadas en el 2014 y suman más de 40 millones a la cifra más alta de pérdidas desde la constitución de Navantia, que echó a andar en el 2005. Ese mismo ejercicio había constatado un agujero de 123 millones, y a partir de entonces, aún con oscilaciones, se logró ir reduciendo ese déficit.

La difícil situación económica por la que atraviesan los astilleros públicos (donde se encuadran las factorías de Ferrol y Fene) ya había sido advertida desde distintos frentes, aunque han sido los representantes de los trabajadores los que han reclamado en los últimos meses una intervención decidida del Gobierno para lograr el saneamiento de la compañía, cuya situación califican de crítica.

Ese incremento espectacular de las pérdidas en un solo ejercicio lo explican los responsables de los astilleros en el marco de la subactividad -es decir, los costes por tener a parte de su plantilla sin ocupar-, con un impacto de 70 millones de euros, y a que algunos hitos de los principales contratos firmados aún no fueron cobrados. Sin embargo, hay que recordar que en los años más duros de la historia reciente de las factorías navales los números rojos fueron sustancialmente menores que los registrados al cierre del pasado ejercicio.

Los ejercicios precedentes

Así, en el 2013 las pérdidas ascendieron a 60 millones, frente a los 28 del 2014. Precisamente ese último dato fue especialmente cuestionado, ya que tratándose de un ejercicio marcado por la ausencia de nuevos pedidos y, en consecuencia, de ingresos, el déficit se redujo hasta alcanzar esos 28 millones de euros.

Sin embargo, un año después, cuando entraron en vigor los encargos de construcción de cuatro petroleros para la naviera vasca Ondimar y de fabricación de cinco estructuras para el parque eólico marino de Statoil en aguas escocesas -pedidos que vienen a sumarse a la construcción de dos Buques de Acción Marítima (BAM) y a las 29 jackets y una subestación para el parque Wikinger de Iberdrola-, los números rojos se han disparado.

De la situación financiera de la empresa se dio cuenta ayer en el consejo de administración habitual de fin de mes de la empresa pública que preside José Manuel Revuelta. La gravedad de las cuentas de la empresa se pone de manifiesto cuando tiene ante las puertas dos importantes contratos: el de fabricación de cinco corbetas para la Armada de Arabia Saudí y de dos buques logísticos para la de Australia.

Un único flotador

En los últimos ejercicios, únicamente la división de Reparaciones de la compañía fue la que presentó resultados positivos, frente a los números rojos del resto de las unidades. Aunque Navantia aplicó un plan de ajuste en el año 2014 para intentar reducir las pérdidas y mejorar la situación de la empresa pública, las medidas no han impedido que el incremento de los números rojos se haya multiplicado por seis con respecto al ejercicio pasado.

Comentarios de AEMC

¿Qué gobierno será el que ponga orden en todo este tinglado que huele a ineptitud, despilfarro y mala gestión por los cuatro costados: babor, estribor, derecha e izquierda?

¿Se pasará de los gestos y las gesticulaciones a las acciones propias de un gobierno serio y responsable, o todo se quedará en "patada a seguir"?