EX de la Armada Española y de la Casa Real.- EXALTACIÓN DE FRANCO

EXALTACIÓN DE FRANCO

Un ex ayudante del Rey Juan Carlos, nuevo presidente de la Fundación Franco

El general de división Juan Chicharro Ortega, en situación de reserva desde 2010, se estrena como responsable de la única institución que exalta y defiende a la dictadura. A lo largo de su carrera militar obtuvo ascensos bajo distintos gobiernos democráticos.

 
 
El general de División Juan Chicharro Ortega, a la derecha de la imagen, durante un acto público.

El general de División Juan Chicharro Ortega, a la derecha de la imagen, durante un acto público.

La institución más ultra de España tiene nuevo líder. El general de división Juan Chicharro Ortega, quien se encuentra en la reserva desde 2010, ha dado un paso al frente y se ha convertido en el nuevo presidente ejecutivo de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF). Su nombre es de sobra conocido en el mundo castrense, y también en la Casa Real: según consta en su currículum oficial, en su calidad de teniente coronel fue "ayudante de Campo de Su Majestad el Rey". En otras palabras, estaba siempre a su servicio. Ahora hará lo mismo en la fundación que homenajea al dictador.

En una nota divulgada por la FNFF, Chicharro ha anunciado este viernes su nueva responsabilidad. Sustituirá en el cargo a Gonzalo Fernández Mora Varela, otro reconocido admirador del dictador Franco. "Asumo el reto presente con la mirada en el inmediato futuro pero desde el respeto a nuestro pasado y a lo que significó la obra de un hombre como Francisco Franco, un hombre hoy atacado con saña por los mismos enemigos a los que derrotó en la guerra, y en la paz, y olvidado por una sociedad relativista que tanto le debe", proclamó.

Su texto desborda exaltación de la dictadura por los cuatro costados. Dice, entre otras cosas, que el régimen franquista "sacó a España de la miseria", convirtiéndola en “la octava potencia industrial del mundo". "Mi esfuerzo principal al frente de esta Fundación no podrá ser otro que la defensa de la VERDAD HISTÓRICA (sic) y desde luego, también, la propagación de las ideas que posibilitaron al pueblo español alcanzar un estado de bienestar no bien comprendido hoy".

Critica además que "hoy surgen normas liberticidas que pretenden borrar nuestra historia reciente y todo esfuerzo será poco para contrarrestar las ignominias que estamos sufriendo y las que vendrán". "El actual sistema democrático no tiene otra legalidad y legitimidad que la procedente del Régimen de Franco y fueron los cambios sociales y económicos ocurridos entonces los que han posibilitado el sistema político presente", afirma.

"Asumo el reto presente con la mirada en el inmediato futuro pero desde el respeto a nuestro pasado y a lo que significó la obra de un hombre como Francisco Franco, un hombre hoy atacado con saña por los mismos enemigos a los que derrotó en la guerra, y en la paz"

Atrás quedan las fotos del general Chicharro saludando a las tropas o codeándose con altos cargos de la Casa Real en actos oficiales. En su currículum también figura que fue comandante y fundador de la Compañía Mar Océano de la Guardia Real. También actuó como comandante del Segundo Batallón de Desembarco de la Brigada de Infantería de Marina, "con el que estuvo desplegado en Bosnia Herzegovina en la frontera con Montenegro durante las operaciones de la OTAN contra Serbia en 1999".

En 2003, el gobierno de José María Aznar lo nombró Segundo Jefe de la Comandancia General de la Infantería de Marina. Dos años después, el ex ministro de Defensa José Bono le entregó la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. "Desde el año 2006, ya como General de División, ha sido el Comandante General de la Fuerza de Infantería de Marina", se lee en su biografía. Su pase a la reserva se produjo en a finales de 2010.

Tras abandonar el uniforme, Chicharro se ha dedicado a escribir cartas y artículos variados, además de realizar algunas intervenciones incendiarias. En febrero de 2013, el diario El País publicó algunos tramos de su discurso en un acto celebrado en el Gran Casino de Madrid, donde justificó la intervención del Ejército para evitar la independencia de Catalunya. A raíz de la polémica, el general dimitió de su cargo en la Real Orden de San Hermenegildo. Ahora podrá volver a dar discursos públicos. Su nuevo escenario serán los actos que organice la Fundación Franco.