Empresa Nacional Elcano, también

 

 

 

 

 http://www.navieraelcano.com/index.php?page=4

 

Texto corporativo:

Juan Sebastián Elcano (Guetaria, 1476 – 1526) fue el primer navegante que completó una navegación alrededor del mundo.

Tras una intensa vida marinera este ilustre marino se enroló en 1519 en la expedición organizada por el emperador Carlos V que, al mando del navegante portugués Fernando de Magallanes e integrada por cinco naves, tenía por objeto demostrar la existencia de una ruta hacia las Molucas por occidente.

Después de varios meses de reconocimiento de las costas patagonas y de la Tierra de Fuego, la expedición encontró en 1520 el paso hacie el Oeste, que vino en denominarse Estrecho de Magallanes. Tras el naufragio de uno de los navíos y grandes penalidades de las restantes, tres de las naves consiguieron atravesarlo y se adentraron en el océano que llamaron "Pacífico", encontrando así el tan deseado "camino a las Indias por el Oeste".

 

En abril de 1521 Fernando de Magallanes fallece en combate en las Islas Filipinas y Juan Sebastián Elcano toma el mando de la expedición. Perdidas posteriormente dos de las embarcaciones, la nave superviviente, "Victoria", emprendió al mando de Elcano el regreso a Europa por el cabo de Buena Esperanza, arribando al puerto español de Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522 con 17 tripulantes supervivientes. 

En reconocimiento a su gesta, el emperador Carlos V, concedió a Elcano y sus descendientes la modificación de su escudo de armas con la inscripción "Primus circundedisti me".

              

 

COMENTARIOS DE AEMC

 

Carlos V, rey de España, se dirigía  en su tiempo a Juan Sebastián Elcano, como capitán Juan Sebastíán del Cano,  sin embargo, hoy, cuando están a punto de cumplirse 500 años de la gesta náutica que inmortalizó a Juan Sebastían, los responsables de la Naviera Elcano, es decir aquellos que siguen utilizando como estandarte corparativo el nombre de aquel capitán universal, lo degradan a la condición de simple navegante, quizás para evitar el reconocimiento de Juan Sebastián Elcano como capitán.

Quizás sea esa la razón por la que algunos afirman que la “capitanofobia” es una enfermedad profesional congénita, de carácter crónico. Nuestro deseo es que pueda ser erradicada, puesto que afecta de forma clara y directa a la Marina civil y a toda su historia.

Es lamentable que el COMME guarde un sepulcral silencia ante la reiteración con la que Armada, Ingeniería naval y otros grupos intentan borrar de la historia de la marina civil a los capitanes. Sobran ejemplos.