Interior fleta cruceros para alojar a cerca de 5.000 policías enviados a Cataluña

 

 

 

Zoido subsana con navíos los problemas logísticos de un despliegue que duplicará la plantilla de policías y guardias civiles

EL PAÍS

 

Madrid 20 SEP 2017 - 19:29 CEST

 

El Crucero Rapshody amarrado en el puerto de Barcelona que servirá de alojamiento a los policías desplazados para impedir el referéndum. CARLES RIBAS

Camarotes de cruceros atracados en el puerto de Barcelona. Ese será el alojamiento de una parte importante de los cerca de 5.000 policías que el Ministerio del Interior ha desplegado o desplegará en los próximos días en Barcelona y el resto de Cataluña para hacer frente al desafío soberanista del referéndum del próximo 1 de octubre. Hasta ahora, los agentes se habían alojado en establecimientos turísticos de la costa, alejados de la capital catalana, pero la imposibilidad de encontrar todos los necesarios y el coste de los disponibles en la ciudad (muy por encima de los 40 euros de dieta diaria que con este fin se entrega a los agentes), ha llevado al departamento de José Ignacio Zoido a alquilar dos grandes barcos de crucero a la naviera italiana Grandi Navi Veloci (GNC).

MÁS INFORMACIÓN

Uno de estos navíos, el Rhapsody, atracó a primera hora de este miércoles en el puerto Lepanto de Barcelona y tiene previsto permanecer fondeado en el mismo durante una semana. Un segundo navío, el ‘Azzurra’, llegaba unas horas después al puerto de Tarragona con idéntico fin. Algunas fuentes apuntan la posibilidad de que se puedan emplear hasta dos nuevas embarcaciones de similares características. En ellos, los agentes no solo pernoctarán, sino que también se les servirán las comidas. Los buques también pueden albergar en sus bodegas cientos de vehículos policiales.

La decisión de Interior de fletar estos navíos, inédita, se produce después de que en las últimas semanas haya movilizado a cientos de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para reforzar su plantilla en Cataluña, que entre ambos cuerpos supera por poco los 6.000 efectivos. El plan de interior es que el número total supere con amplitud los 10.000 agentes y acercarse, así, a los 16.783 con los que cuentan los Mossos d’Esquadra.

Para ello, ha ido desplazando efectivos antidisturbios tanto de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía como de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, además de agentes de investigación. De hecho, la Policía envió la pasada semana un grupo de aproximadamente cien agentes de los servicios de lucha antiterrorista y 40 de investigación criminal destinados en Madrid y en los servicios centrales para apoyar las pesquisas sobre los preparativos de la consulta. Además, este jueves está previsto que tres grupos de la UIP de Madrid (150 agentes) viajen a Barcelona.

Precisamente a estos últimos se les comunicaba el pasado martes en una nota interna, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, que el alojamiento sería en “camarote de barco” y, en concreto, “cuatro policías” en cada uno de ellos. También se les informaba de que el regreso no sería antes de “10-15 días” y que se iban a suspender los permisos y vacaciones, como finalmente ha ordenado este miércoles Interior para todos los agentes. Al proporcionar Interior el alojamiento y la manutención en los cruceros ninguno de ellos recibirá dietas, aunque se les ha prometido un “adelanto” para que puedan hacer frente a otros gastos –se menciona específicamente los de lavandería- que deberán justificar con facturas.