GIJÓN 1920.- HUELGA DE MARINOS

La huelga de los marinos.

El pleito pendiente entre las tripulaciones de los buques asociados a «La Unión Marítima» y los navieros y consignatarios tiende a solucionarse mediante una transacción. Piden éstos 170 pesetas como sueldo mensual, corriendo a cargo de los navieros la manutención de las tripulaciones que hoy disfrutan de 200 pesetas por sueldo y manutención. Los navieros han decidido fijar una escala gradual de sueldos comprendida entre los buques menores de 100 toneladas, superiores a este tonelaje y menores de 200, etc., teniendo en cuenta que los barcos por ejemplo de 200 toneladas, disponen de igual número de tripulantes que los de 400 a pesar de ser mucho mayores los rendimientos del tonelaje superior. Este criterio de los navieros encontró favorable acogida entre las tripulaciones, habiendo convenido ambas partes nombrar una Comisión mixta que se encargará de hacer la fijación de los sueldos con arreglo a la escala gradual antes expresada.