La universidad del mar

El Mundo

 

LAURA JURADOPalma

 

Actualizado: 09/07/2014 18:23 horas

 

Nombre :Escuela Náutica de Mahón

 

Fundación:1885

 

Lugar:Mahón

 

Popular por ser el primer centro de enseñanza secundaria de Menorca, más allá de los primeros intentos privados de principios del siglo XIX

Entre nociones de física, dibujo hidrográfico, pilotaje y geografía llegó la ciencia a Menorca. En 1855 abría en Mahón la Escuela de Náutica. Una iniciativa que buscaba reflotar el municipio tras la crisis sufrida en su puerto y formar una nueva generación de pilotos. Pero, de paso, suponía el inicio de la enseñanza secundaria en la isla.

La supresión de las escuelas particulares de náutica por real decreto en 1850, hizo bullir al sector en Menorca. La crisis del comercio que sufría el puerto de Mahón desde 1820 no sólo había empobrecido a la isla, sino que había hecho que la mayoría de los marinos y capitanes emigrarán a otros lugares o cambiaran de oficio. La Junta de Comercio pensaba entonces que la formación de una nueva generación de pilotos reiniciaría la actividad comercial en la ciudad y crearía líneas de navegación estables.

Hacía cuatro años que no se expedían títulos cuando comenzaron los trámites para crear una Escuela de Náutica. En poco más de un año, la Junta consiguió la autorización de la Reina por real orden y sacó a concurso las obras para transformar el Claustre del Carmen en la sede del centro. El curso empezó el 1 de octubre.

La carrera completa de náutica constaba de tres cursos con tres asignaturas por año. El primero se cursaban matemáticas, geografía y dibujo lineal. El segundo, se especializarían en dibujo geográfico (cartografía). El tercero continuarían con náutica y pilotaje, nociones de física y dibujo hidrográfico, detalla Antoni Puertas Puyol en L'escola nàutica de Maó (1855-1869).

La escuela se planteó desde sus inicios como una forma de superar la crisis de Mahón, por lo que sus estudiantes debían estar ligados de alguna manera a las actividades portuarias.

Hijos de pilotos, de comerciantes o de mestres d'aixa estuvieron entre un alumnado que siempre fue escaso pese a sus buenas previsiones. En sus catorce años de historia se matricularon 70 jóvenes. Y sólo 34 acabaron los estudios con el título de piloto.

Un octante, un grafómetro, una esfera armilar, un barómetro, una brújula de marcar, dos cartas hidrográficas o un semicírculo cuadrado se encontraban entre el material de aquel nuevo centro que fue el reponsable de implantar la enseñanza secundaria en Menorca, más allá de los intentos privados de principios del XIX. La edad para realizar estos estudios era entre los 14 y los 18 años. Si algún estudiante la superaba, debía solicitar autorización al Ministerio.

Aquellos altibajos -sumados a una situación económica poco estable- llegaron a un gran obstáculo en 1857. La nueva Ley de instrucción pública no consideraba el centro de Mahón entre las escuelas profesionales de náutica, otorgándole una categoría inferior. Pese a los intentos de su dirección, dos años después había perdido su estatus como la única institución de segunda enseñanza.

La creación de un instituto de enseñanza secundaria, planteada poco después, pasaba por la desaparición de la Escuela de Náutica y su integración en el nuevo sistema educativo. El plan de estudios para capitanes y pilotos se basaba en cuatro años de bachillerato además de un curso especial de náutica que constaría de cosmografía, pilotaje y trigonometría esférica, así como dibujo hidrográfico, lineal y geográfico. La unión tardó años en llegar.

Durante un tiempo alumnos y profesores se desplazaban de un centro a otro para ofrecer o recibir formación. Las protestas que llegaron desde todos los sectores no impidieron que en 1869 la Escuela echara el cierre definitivo y el Ayuntamiento recuperara el local y todo el material utilizado. Aún hubo quien quiso recuperar la náutica en una nueva cátedra para el Instituto: el piloto Francisco Victory. Pero su empeño y sus enseñanzas desaparecieron con su misma muerte, en 1874.