AEMC RECHAZA LA PROPUESTA DE ANTEPROYECTO LEY DE NAVEGACIÓN


Y más al Sur....España

Son muchos los mensajes que hemos recibido en relación con las declaraciones efectuadas por el Secretario General de Transportes, Sr. Palao Taboada, al programa de radio Españoles en la Mar, de Radio Nacional de España, referentes a la propuesta de Anteproyecto de Ley General de Navegación Marítima. Según el Sr. Palao esta propuesta será tramitada en breve por existir un claro consenso de todos los sectores sobre el contenido de la misma. Para general conocimiento de nuestros asociados y para todos aquellos que siguen nuestras publicaciones, queremos dejar constancia escrita de nuestra discrepancia con el mensaje trasmitido por el Sr. Palao. Discrepancia que se justifica en base a los siguientes argumentos:

1º.- Que si bien el contenido de la propuesta nos afecta de forma directa como profesionales y protagonistas de la navegación marítima, no hemos recibido la comunicación oficial sobre tal anteproyecto hasta el pasado día 28 de abril, fecha en la que el Ministerio de Justicia, nos hizo llegar un escrito, acompañado de un ejemplar de la citada propuesta, con el fin de que como afectados y expertos en la materia, les envásemos, en el plazo de 30 días, las observaciones o sugerencias que creyésemos oportunas.

2º.- Que, en base a las consultas realizadas por AEMC y a las observaciones ya recibidas, consideramos que hay base suficiente para anticipar nuestro rechazado a la propuesta formulada, y no por el contenido de la misma, que sin duda es susceptible de enmiendas y mejoras, -, sino por el empeño de Fomento en mantener la misma administración marítima y los mismos esquemas de funcionariado que desencadenaron la catástrofe del Prestige y generan las irregularidades e incompetencias que se han denunciado en multitud de ocasiones desde estas mismas páginas. Es evidente que lo que se requiere no es una reforma parcial, sino una reforma en profundidad de la legislación marítima española, cuyo atraso y desfase hemos denunciado hasta la saciedad.

3º.- Esta Asociación lamenta profundamente que el Sr. Palao se proponga repetir los procesos utilizados a finales de los ochenta y principios de los noventa para imponer una ley de rapiña de competencias (Ley de Puertos y Puertos, de 1992) cuyos resultados no invitan a sentirse precisamente satisfechos: pérdida de mercados, balanza de fletes absolutamente negativa, ínfima presencia de la flota mercante española en los mercados internacionales, ineficacia administrativa, incumplimiento sistemático de la legislación internacional, asimetría escandalosa entre los recursos económicos y humanos atribuidos a las Autoridades Portuarias- (hemos de insistir en que el tráfico no lo generan los puertos, lo genera el transporte marítimo) y los atribuidos a las Capitanías Marítimas; abundantes casos de prevaricación, falta de profesionalidad, elevado índice de siniestralidad, decenas de accidentes y catástrofes como las del Mar Egeo y como colofón la del Prestige.

4º.- Con un balance consolidado como el que se describe en el apartado precedente, sería una insensatez por parte del Gobierno renunciar a la reforma que reclama con apremio la Administración Marítima, pues ésta encarna el poder del Estado, y en esa misma medida no le está permitido ser y actuar como una mera caricatura de la Administración Pública . La Administración Marítima no puede continuar sometida a la manipulación y a intereses que no son precisamente los intereses generales, a los que ha de servir por mandato constitucional. Sin la referida reforma de la Administración Marítima, sin la reforma y fortalecimiento de las Capitanías Marítimas, sin la reconversión del Cuerpo Especial en Cuerpo Superior de Marina Civil, sin reforma del Reglamento de Inspección de Buques, sin la reforma de SASEMAR, sin normas que garanticen la seguridad de la vida humana en la mar, sin normas que actualicen procedimientos tan sangrantes como los relativos a composición y control sobre las tripulaciones, sin que sean derogados procedimientos tan viciados como el autodespacho de buques y los relativos a inspecciones MOU; sin normas que garanticen la calidad de la formación, las homologaciones y la expedición de certificados; sin normas que garanticen la investigación rigurosa de los accidentes y la publicación de sus resultados; sin normas que garanticen el control profesional sobre las especificaciones técnicas de las nuevas construcciones; sin normas que regulen la actuación y responsabilidades de máximos responsables de los medios de salvamento; la intervención de los VTS sobre el tráfico marítimo, etc. etc. Esta Asociación no apoyará la imposición de una ley, que si bien, en muchos aspectos supone un extraordinario avance con respecto a determinadas normas precedentes, supone un aditamento más a un cuerpo legal decrépito y desfasado, no valido como proyecto de futuro, y que por lo tanto dista mucho de satisfacer las legítimas aspiraciones de los marinos civiles.

5º.- Con el fin de alcanzar el necesario consenso entre las partes, sería recomendable que en el seno del Misterio de Justicia se crease un grupo de estudio de este proyecto y su ampliación como forma de crear una Ley refundida de legislación marítima. Finalmente, consideramos que cuanto antecede en nada desmerece nuestro reconocimiento por trabajo realizado por los miembros de la comisión redactora de la propuesta, ya que su aportación, siguiendo superiores directrices, supone un gran avance hacia la consecución de un cuerpo legal imprescindible para la regeneración y adecuación de la administración marítima, para impulsar el desarrollo equilibrado de nuestra flota de comercio, para la modernización del tráfico marítimo y las actividades conexas; para la humanización del trabajo en la mar, para la defensa del medio ambiente y en definitiva para el desarrollo racional y equilibrado de las actividades relativas a la Marina Civil.