Capiítulo 14. Competencias de la UE en materia de fondos marinos

  • Print

 

 

 

1. Introducción

La Unión Europea (UE) es una organización supranacional establecida bajo el derecho internacional. Sin embargo, a lo largo de varias décadas, se ha convertido en una entidad internacional suis generis con su propio ordenamiento jurídico, competencias significativas y un mecanismo de aplicación eficaz. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que según el Tratado tiene jurisdicción exclusiva para interpretar la legislación de la UE y revisar la legalidad de cualquier legislación derivada de la UE,  1  ha subrayado la naturaleza única de la UE. 2Los Estados miembros de la UE no delegaron, sino que transfirieron algunos derechos soberanos a la UE, lo que significa que solo la UE tiene competencia para actuar, ya sea interna o externamente, en una serie de campos de actividad. Además, la transferencia de soberanía no solo se ha producido por disposición expresa en los Tratados de la UE, sino también por la adopción de una legislación secundaria amplia de la UE y ocupando así el campo. 3  Este último proceso significa que para algunas actividades, la competencia inicial compartida para actuar ha sido reemplazada por la competencia exclusiva de la UE.

En este capítulo, la atención se centra en la medida en que la UE tiene competencia para regular los fondos marinos bajo la jurisdicción soberana de los Estados miembros de la UE y la forma en que se ha ejercido la competencia. El capítulo explicará en primer lugar el alcance de la competencia de la UE con respecto al lecho marino pertinente (sección 2). Luego, el capítulo, a modo de ilustración del nivel de actividad política y legislativa, considerará dos áreas que correspondiente al lecho marino: la política de la UE con respecto a la minería de los fondos marinos y la aplicación de la legislación de la UE en materia de protección ambiental y responsabilidad al lecho marino (Sección 3).En ninguno de los dos ámbitos se ha adoptado legislación de la UE específicamente con respecto al lecho marino. Sin embargo, La Comisión Europea ha publicado varios documentos políticos sobre la minería de los fondos marinos que muestra la intención de la Comisión de que la UE sea un actor activo en la explotación de los fondos marinos, como la minería de los fondos marinos. Del mismo modo, las actuales medidas legislativas de protección del medio ambiente pueden interpretar de manera que amplíen su alcance al fondo marino. La última parte del capítulo proporcionará algunas observaciones finales (Sección 4). las actuales medidas legislativas de protección del medio ambiente pueden interpretar de manera que amplíen su alcance al fondo marino.La última parte del capítulo proporcionará algunas observaciones finales (Sección 4). las actuales medidas legislativas de protección del medio ambiente pueden interpretar de manera que amplíen su alcance al fondo marino. La última parte del capítulo proporcionará algunas observaciones finales (Sección 4).

2 Competencias de la UE en materia de fondos marinos

Según el artículo 5 del Tratado de la Unión Europea (TUE), las competencias de la UE se rigen por el principio de atribución. Esto tiene dos implicaciones que vale la pena señalar en el contexto de los temas discutidos en este capítulo. En primer lugar, la UE solo puede actuar dentro de los límites que le confiere el TUE o el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE). En segundo lugar, estas competencias solo pueden funcionar para lograr los objetivos establecidos en esos tratados. Por tanto, las competencias que no se transfieren a la UE quedan en manos de los Estados miembros. Las competencias conferidas pueden convertirse en una competencia exclusiva de la UE o en una competencia compartida con los Estados miembros. 4En cuestiones relativas al uso de los fondos marinos, la competencia se comparte, con una posible salvedad de las medidas que afectan al uso del fondo marino en el marco de la política pesquera común. Sin embargo, la UE no tiene competencias en relación con la plataforma continental y los fondos marinos a menos que los Estados miembros tengan dicha competencia en virtud del derecho internacional público.

El TUE y el TFUE son, por el momento, un último paso en el desarrollo de lo que ahora se conoce como la Unión Europea. En la actualidad, la competencia conferida a la UE para regular los asuntos relacionados con el mercado se complementa con la tercera parte del TFUE, títulos XX y XXI, sobre medio ambiente y energía, respectivamente.

Para comprender plenamente el impacto de la legislación de la UE en cuestiones relativas al uso y no uso del lecho marino, es necesario reconocer los efectos de las disposiciones generales del TFUE en las cuatro libertades, es decir, la libre circulación de mercancías, servicios a personas y capitales, competencia entre empresas y ayudas estatales en actividades relacionadas con los fondos marinos. Estos efectos son, en la medida en que la legislación de la UE sea aplicable, independientes de cualquier acto legislativo adoptado por la UE que aborde el uso de los fondos marinos.

El artículo 191 del TFUE establece que la política de la UE en materia de medio ambiente contribuye a la consecución de cuatro objetivos. Entre estos se encuentran los objetivos ambientales tradicionales como la preservación, protección y mejora de la calidad del medio ambiente, pero también la utilización prudente y racional de los recursos naturales. El artículo 192 del TFUE proporciona la base jurídica para los actos legislativos que ejecutan la política de la UE en materia de medio ambiente. Estas medidas se adoptarán por mayoría de votos con arreglo al procedimiento legislativo ordinario previsto en el artículo 114 del TFUE. Sin embargo, de acuerdo con el artículo 192, apartado 2, del TFUE, no obstante, algunas decisiones requieren unanimidad.Entre ellas se encuentran las medidas que al "uso del suelo" y las medidas "

El artículo 194 establece una política de la UE en materia de energía y una base jurídica para las medidas de aplicación de esta política. Sin embargo, las medidas queridas de conformidad con el artículo 194 del TFUE podrán, `` sin perjuicio del artículo 192, apartado 2, no afectar al derecho de un Estado miembro a determinar las condiciones de explotación de sus recursos energéticos, su elección entre diferentes recursos energéticos y su estructura general de suministro energético.

Como tema legal, la UE y el uso de los fondos marinos tienen dos dimensiones. Una dimensión es la externa, es decir, las cuestiones relativas a los poderes de las instituciones de la UE en interacción con terceros Estados, tanto en el marco de las convenciones en las que la UE es parte, como la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), y en relación con los convenios en los que solo (algunos) de los Estados miembros son partes. De acuerdo con la legislación de la UE, la UE tiene competencia exclusiva en ciertas áreas cubiertas por la Convención y competencia compartida en otras. De conformidad con el artículo 5, apartado 1, del anexo IX de la Convención, se ha emitido una declaración que especifica estas áreas.

La otra dimensión es la dimensión interna, es decir, las cuestiones relativas a la competencia de la UE para las actividades regulares que tienen lugar fuera del territorio de los Estados miembros. Esta dimensión interna da lugar a dos discusiones. La primera es en qué medida se aplica la legislación de la UE a las medidas elegidas por los Estados miembros en relación con actividades que tienen lugar fuera de su territorio pero bajo su jurisdicción. La otra es en qué medida la UE tiene competencia para obligar a los Estados miembros a realizar determinadas actividades, por ejemplo, explorar en busca de recursos naturales, hacer ciertos usos del lecho marino, tender (o permitir) cables y tuberías, etc.

En el derecho público internacional, términos como "territorio", "plataforma continental" y "zona económica" se utilizan para definir la soberanía y jurisdicción de los estados. Pasando al artículo 52 del TUE, vemos que esta disposición proclama que los Tratados de la UE se aplican a los Estados miembros, y que el ámbito territorial de los tratados se especifica en el artículo 355 del TFUE. Sin embargo, el artículo 355 TFUE no arroja mucha luz sobre la aplicación del Derecho de la UE fuera de los territorios de los Estados miembros. No obstante, la jurisprudencia del TJUE establece que la legislación de la UE se aplica cuando los Estados miembros tienen poderes soberanos. Esto puede ilustrarse en  Salemink  ,  5  donde el TJUEcelebró:

Dado que un Estado tiene soberanía sobre la plataforma continental adyacente, aunque funcional y limitada (véase, a tal efecto, el asunto C-111/05  Aktiebolaget  NN [2007] Rec. P. I-2697, apartado 59) - el trabajo realizado sobre Las instalaciones fijas o flotantes situadas en la plataforma continental, en el contexto de la prospección y / o explotación de recursos naturales, se considerarán trabajos realizados en el territorio de ese Estado a los efectos de la aplicación de la legislación de la UE (ver , (C-37/00  Weber  (C-37/00, Rec. P. I-2013), apartado 36, y  Comisión / Reino Unido  (C-6/04  ,  Rec. P. I-9017), apartado 117 ).

Un Estado miembro que se beneficie de los derechos económicos para prospectar y / o explotar recursos naturales en la parte de la plataforma continental adyacente a ella no puede evitar la aplicación de las disposiciones de la legislación de la UE design for garantizar la libre circulación de las personas que trabajan en tales instalaciones. 6

El caso se refiere a la aplicación de la legislación de la UE sobre la libre circulación de personas, pero lo mismo se aplica a otros campos de la legislación de la UE, la soberanía nacional lleva la legislación de la UE a la espalda, no a diferencia del caracol lleva su caparazón. Por lo tanto, la aplicabilidad de la legislación de la UE a cuestiones relacionadas con áreas geográficas fuera de los territorios de los Estados miembros debe decidirse sobre la base de una interpretación del acto jurídico de la UE pertinente y la jurisdicción de los Estados miembros sobre la cuestión y el área, y luego sujeto a posibles advertencias funcionales.

A modo de comparación, según el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (Acuerdo EEE), esto puede ser diferente, ya que el artículo 126 EEE utiliza el término `` territorio '' y proclama expresamente que el acuerdo es aplicable a los territorios de los Estados de la AELC y los territorios a los que se aplica la legislación de la UE. Por tanto, la posición de Noruega es que el Acuerdo EEE y, por tanto, la legislación del EEE, no se aplica a las cuestiones relativas a la plataforma continental noruega, ya que no tienen lugar en territorio noruego. El Órgano de Vigilancia de la AELC (ESA) ha expresado una opinión diferente. 7

La posibilidad de que la UE adopte medidas que obliguen a los Estados miembros a realizar determinadas actividades dependientes de los poderes conferidos a la UE por los Estados miembros y de los requisitos previos para la ejecución de esos poderes. En lo que respeta a las cuestiones medioambientales, hemos visto que las medidas que ver al uso de la tierra requiere unanimidad, al igual que las medidas que a la elección de un Estado miembro entre recursos energéticos,  8  while que las medidas de la UE no afectarán el derecho de un Estado miembro a determinar las condiciones para explotar su energía. recursos. 9

3 El ejercicio de las competencias de la UE con respecto a los fondos marinos

Se han seleccionado dos áreas con respecto a los fondos marinos para ilustrar el alcance de la competencia de la UE para regular los fondos marinos y la manera en que busca desempeñar un papel significativo a nivel internacional. La minería de los fondos marinos, es decir, la extracción de minerales  10  del fondo marino desde una profundidad de más de 200 metros, es una actividad económica en estado embrionario pero con un inmenso potencial para convertirse en una importante actividad industrial. Por tanto, no es sorprendente que la UE haya expresado su interés en desempeñar un papel importante en la configuración de su gobernanza. 11 Por tanto, conviene explorar cómo la UE logrará su objetivo (sección 3.1).La protección del medio ambiente y la responsabilidad, por otro lado, es un área en la que la UE ya ha adoptado una serie de importantes instrumentos legales, algunos de los cuales han tenido impacto en las actividades marinas y marítimas. En esta sección del capítulo, también se considerará la medida en que la legislación sobre protección ambiental y responsabilidad se aplica al lecho marino (Sección 3.2).

3.1 Minería de los fondos marinos (minerales)

Lo primero que hay que recordar sobre la minería de los fondos marinos es que todavía no se ha llevado a cabo en ningún lugar del mundo con fines comerciales. Sin embargo, la idea de minar los fondos marinos para la extracción de minerales y elementos de tierras raras no es nueva. Las principales razones que han impedido el crecimiento de esta nueva industria son los problemas ambientales y los costos. 12

En lo que respeta a la UE, la minería de los fondos marinos es una actividad económica con un enorme potencial para las empresas de la UE que se dedican a actividades mineras de los fondos marinos, como los proveedores de tecnología que están ampliando rápidamente las capacidades de la tecnología submarina. 13  Por lo tanto, la UE, dentro de los límites de su competencia, como se analiza en la Sección 2, ciertamente se asegura de que tiene un papel que desempeñar en la configuración de esta industria como parte de su política industrial general. Por tanto, la Comisión Europea se compromete a encargar diversos estudios ya proporcionar financiación para proyectos  14que reducirá las lagunas de conocimiento asociadas con la minería de los fondos marinos e identificará los beneficios y los inconvenientes de las operaciones mineras de los fondos marinos. Además, la Comisión ha publicado una serie de documentos políticos, "comunicaciones" con relevancia para la minería de los fondos marinos. 15

La UNCLOS, de la que son partes tanto la UE como los Estados miembros de la UE, establece que cada Estado costero puede regular la minería de los fondos marinos en las zonas marítimas bajo su jurisdicción nacional, pero no proporciona ningún marco legal sobre cómo se debe ejercer la tarea. En lo que respeta a la minería de los fondos marinos más allá de las áreas marítimas bajo la jurisdicción de los Estados, la denominada "Zona", UNCLOS, complementada por el Acuerdo de Implementación de la Parte XI, proporciona un marco legal incompleto para la minería de los fondos marinos. dieciséis

Aunque la UNCLOS rige el uso de los océanos y sus recursos, las actividades sectoriales como la minería de los fondos marinos son responsabilidad de una institución internacional, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA). 17 En su Comunicación conjunta sobre gobernanza internacional de los océanos publicado en noviembre de 2016  18  , la Comisión Europea subraya que el marco internacional actual no es adecuado para garantizar que la gestión de los océanos sea sostenible. La Comunicación destaca que ISA aún no ha adoptado un código de minería que establezca reglas y procedimientos para regular la minería de los fondos marinos. 19Además, la Comisión expresa su preocupación por la falta de coordinación entre las diversas organizaciones internacionales con responsabilidades sectoriales específicas para los océanos. 20

No se debe subestimar la importancia de este documento de la Comisión. La estrategia, es decir, la publicación de documentos de política que identifiquen las ineficiencias en los marcos internacionales y establezcan una serie de acciones propuestas, no es una práctica infrecuente antes de que la Comisión continúe, en una fecha futura, para hacer propuestas legislativas de acción y promover su adopción por parte de la Comisión. Consejo Europeo y Parlamento Europeo. De hecho, en esta Comunicación conjunta, la Comisión destaca su experiencia en la gestión de los océanos  21 para afirmar que la UE está "bien situada para configurar la gobernanza oceánica internacional". 22

La Comunicación conjunta especifica una serie de acciones que deben iniciarse. En el contexto de la minería de los fondos marinos, la acción pertinente (Acción 1) se refiere a llenar las lagunas en el marco internacional de gobernanza de los océanos. La Comisión se compromete a producir orientaciones "sobre la exploración y explotación de los recursos naturales en las áreas del lecho marino bajo jurisdicción nacional, [para] ayudar a los Estados miembros costeros a respetar su deber bajo la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de proteger y preservar el medio marino ". 23

En cuanto a la dimensión interna, de la jurisprudencia  24  del TJUE se desprende claramente de que la legislación de la UE se aplica a las zonas marítimas sobre las que los Estados miembros de la UE tienen jurisdicción. Dado que la CONVEMARdispone que cada Estado costero puede regular la minería de los fondos marinos en áreas marítimas bajo su jurisdicción nacional, se deduce que la legislación nacional de los Estados miembros de la UE correspondiente y la legislación de la UE se aplica a las operaciones mineras de los fondos marinos dentro de esas áreas marítimas.También está claro que no se ha adoptado ninguna legislación de la UE específicamente para regular la exploración o extracción y explotación de la minería de los fondos marinos dentro de las áreas marítimas bajo la jurisdicción nacional de los Estados miembros de la UE  25o más allá. Por tanto, hasta que la UE ocupe este campo mediante la adopción de una legislación específica, los Estados miembros de la UE tienen competencia para actuar.

No hay duda de que las medidas legislativas de la UE, que tienen más probabilidades de tener un impacto potencial significativo en las actividades mineras de los fondos marinos, son las directivas que se han adoptado para proteger el medio ambiente. 26  En la segunda sección de esta parte del capítulo se ofrecerá un análisis de la aplicación de estas directivas a la minería de los fondos marinos. Sin embargo, dado que la minería de los fondos marinos es una actividad económica, es muy probable que también sea de aplicación toda una serie de otras leyes secundarias, que se han adoptado para regular a los operadores del mercado en sus actividades económicas.Existen, por ejemplo, directivas de la UE que imponen obligaciones de información a las empresas, como la obligación de las empresas grandes y cotizadas de publicar información sobre los pagos realizados a los gobiernos. 27

Una preocupación importante que vale la pena señalar es la siguiente. En la actualidad, no existen estándares internacionales para la minería de los fondos marinos, por lo que los estados costeros pueden adoptar su propia legislación en consecuencia, lo que puede dar lugar al riesgo de que se apliquen estándares. Si esto ocurre con respecto a los Estados miembros de la UE, es muy probable que la UE actúe bajo la competencia otorgada en virtud del artículo 114 del TFUE  28  y adoptar una legislación sobre la base de que la armonización de las leyes nacionales con respecto a la minería de los fondos marinos era necesaria para salvaguardar el Objetivo del mercado interior de la UE.Un enfoque alternativo más suave puede promover la adopción de estándares de la UE para las operaciones mineras de los fondos marinos. Por supuesto, esto también podría ser problemático, ya que podría tener un estándar diferente para el Área (ISAresponsabilidad) de la que se aplica a las zonas marítimas bajo la jurisdicción de los Estados miembros de la UE para la misma actividad.

A modo de resumen, la posición de la UE en lo que respeta a su competencia y política sobre la minería de los fondos marinos es razonablemente clara. La legislación de la UE se aplica a las zonas marítimas bajo la jurisdicción de los Estados miembros de la UE. La minería de los fondos marinos es una actividad económica y se tratará como cualquier otra actividad económica dentro del mercado interior. Cuando sea necesario, es probable que la Comisión Europea proponga legislación para garantizar que la actividad minera de los fondos marinos, dentro de la jurisdicción de los Estados miembros de la UE, esté regulada y, por lo tanto, garantizar que se logren los objetivos del mercado interior: no discriminación;libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales, competencia entre empresas y ayudas estatales.

Dado que la UE y los Estados miembros de la UE son parte de la UNCLOS y UNCLOS es una parte integral del orden legal de la UE, la UE respetará las normas internacionales que desean bajo sus auspicios. Por lo tanto, en lo que respeta a las actividades mineras de los fondos marinos en la Zona, cualquier actividad se regirá por el derecho internacional y la Comisión Europea alentará a los Estados miembros de la UE a adoptar las leyes necesarias en virtud de la CONVEMAR proteger y preservar el medio marino.

Sin embargo, en su última comunicación,  29 de  la Comisión Europea ha dejado claro que no va a esperar a que ISA código minero 's antes de adoptar sus propias directrices para regular las actividades mineras de los fondos marinos en las zonas marítimas bajo la jurisdicción nacional de los Estados miembros de la UE.

3.2 Regulación ambiental de las actividades de los fondos marinos

En el análisis anterior, hemos examinado la competencia de la UE para regular las actividades en el lecho marino y hemos llegado a la conclusión de que, en general, esta competencia es compartida, pero que hasta la fecha no se ha ejercido. Sin embargo, a diferencia de las medidas relacionadas con la minería de los fondos marinos, la UE ha adoptado varias medidas medioambientales relevantes para el sector offshore.

Esta sección se centra en cómo la UE ha ejercido su competencia para proteger el medio ambiente de la contaminación causada por las actividades de los fondos marinos de los Estados miembros y considera si las medidas de la UE son adecuadas para abordar los problemas medioambientales planteados por los nuevos usos del fondo marino.

Es discutible si la protección del medio ambiente en el sector offshore debería ser lograda por la UE y no por los Estados miembros. Incluso en ausencia de acción de la UE, los Estados miembros de la UE han tomado algunas medidas a nivel nacional para contrarrestar los riesgos de daños ambientales que pueden resultar de las en alta mar. En particular, esto se logra a través de un sistema de autorización de actividades offshore, que requieren que las empresas, entre otras obligaciones, obtengan licencias y cumplan otros requisitos (según sea el caso) antes de iniciar operaciones offshore.

Además, el deber del Estado de proteger el medio ambiente de la contaminación provocada por las actividades costa afuera está recogido en los instrumentos internacionales. En primer lugar, en la CONVEMAR  30  se impone un deber general a los Estados de prevenir, reducir y controlar la contaminación del medio marino que surge de o en conexión con las actividades de los fondos marinos sujetas a su jurisdicción. En segundo lugar, dos acuerdos regionales, el Convenio para la Protección del Medio Marino del Atlántico Nordeste (Convenio OSPAR)  31  y el Protocolo Offshore del Convenio de Barcelona  32. regulan aspectos medioambientales importantes de las actividades en alta mar en el Atlántico nororiental y en el mar Mediterráneo.En virtud de la adhesión de la UE a estos acuerdos, sus disposiciones forman parte del ordenamiento jurídico de la UE y, por tanto, vinculantes para la UE y sus Estados miembros.

Está fuera del alcance de este capítulo dar una descripción detallada de las normas de seguridad ambiental nacionales e internacionales aplicables a las actividades en el lecho marino dentro de la jurisdicción de los Estados miembros. Basta con señalar brevemente que, a pesar de la existencia de algunas normas de seguridad internacionales y nacionales en este sector, aún existen importantes lagunas e inconsistencias. Es importante destacar que se ha descubierto que los enfoques nacionales para la gestión de riesgos y la cultura de seguridad en el sector offshore significativamente entre los Estados miembros de la UE. 33Dadas las lagunas y la diversidad de enfoques de la gestión de riesgos, la UE puede desempeñar un papel importante contribuyendo a la mejora del nivel de protección del medio ambiente de los fondos marinos en toda la UE mediante la adopción de legislación secundaria que armonice los enfoques nacionales y, por lo tanto, garantice que una norma mínima de seguridad se aplica en todos los Estados miembros de la UE activos en el sector offshore.

Como se mencionó anteriormente, el artículo 191, apartado 2, del TFUE establece los siguientes principios para la acción medioambiental de la UE que también son de gran importancia para el sector offshore: el principio de precaución; el principio de que deben tomarse medidas preventivas; el principio de que la rectificación del daño ambiental en su origen es una prioridad; y el principio de que quien contamina debe pagar. Si no todos, al menos algunos de estos principios tienen contrapartes en el derecho internacional y, por lo tanto, son relevantes (aunque no necesariamente vinculantes) para los Estados miembros de la UE. 34 Sin embargo, el alcance y el contenido de los principios (y su efecto legal) no está claro en el derecho internacional y los enfoques de los Estados miembros de la UE sobre ellos pueden diferir significativamente. 35  Las medidas de la UE pueden, por tanto, proporcionar un contenido y un efecto precisos a los principios.

Una acción común de la UE debe poder elevar un nivel aceptable la legislación de seguridad de los Estados miembros de la UE que se encuentran por debajo y superar las divergencias en los enfoques nacionales de la cultura de seguridad en alta mar y la preparación para la contaminación entre los Estados miembros. También es importante elaborar una acción común tener en cuenta el probable impacto transfronterizo de un incidente de contaminación en alta mar en las aguas de los Estados miembros.

Estos ambiciosos objetivos solo pueden lograrse si las medidas de la UE se adoptan de manera oportuna y eficaz, lo que no puede ser necesariamente posible debido a los procedimientos legislativos descritos en la Sección II anterior. 36 Además, las obligaciones establecidas en la medida legislativa de la UE deben formularse con precisión y con suficiente detalle. 37  Por lo tanto, al elegir entre un reglamento o una directiva, es probable que la Comisión Europea prefiera un reglamento que sea directamente aplicable  38  y no requiera (o permitir) ninguna medida de implementación nacional, mientras que al mismo tiempo da la posibilidad de que la UE que los legisladores previene la adopción de actos jurídicos de ejecución cuando sea necesario.

Sin embargo, los objetivos del artículo 191 TFUE deben alcanzarse mediante la adopción de medidas de armonización, es decir, directivas. Las directivas, a diferencia de los reglamentos, no tienen un efecto directo y solo son vinculantes para los Estados miembros de la UE en cuanto al resultado a alcanzar, dejando a las autoridades nacionales la elección de la forma y los métodos de aplicación. 39 En  consecuencia, las obligaciones y responsabilidades de los agentes extraterritoriales previstos en las directivas de la UE pertinentes y examinadas con más detalle a continuación deben transponerse adecuadamente a las legislaciones nacionales de los Estados miembros antes de que sean aplicables a estos agentes. 40

Con el tiempo, la UE adoptó varias medidas legislativas secundarias que dan efecto a los principios establecidos en el artículo 191 del TFUE con respecto a la protección del medio marino. Es importante señalar que las disposiciones de la UE que regulan las cuestiones medioambientales en el sector offshore se encuentran en una serie de directivas. Algunas de estas medidas tienen aplicación general y regulan todos los sectores, incluido el offshore, salvo que se excluyan expresamente de su alcance. Las directivas pertinentes  41  son: la Directiva marco sobre estrategia marina; 42  la Directiva sobre responsabilidad medioambiental; 43  la Directiva sobre evaluación de impacto ambiental; 44Directiva sobre la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva de hábitats). 45

Inicialmente, la legislación de la UE adoptó específicamente para el sector offshore solo abordaba el acceso a los mercados de los Estados miembros de la UE. Por ejemplo, la Directiva de Prospección, Exploración y Producción de Hidrocarburos (1994)  46  menciona brevemente la protección del medio ambiente y los recursos biológicos como uno de los motivos para que un Estado Miembro imponga condiciones y requisitos a las actividades reguladas por la Directiva. 47

Esta Directiva no establece ningún criterio específico para la decisión de los Estados miembros de confianza en la protección del medio ambiente. Sin embargo, el sistema de autorización de los Estados miembros (refrendado en la Directiva) es una de las herramientas para dar efecto a las medidas preventivas y la Directiva está estrechamente relacionada con la Directiva de seguridad costa afuera y otras directivas relevantes.

El cronograma de las medidas medioambientales de la UE en el sector offshore muestra que la adopción de las medidas específicas del sector se aceleró significativamente después del estallido de Macondo (Deepwater Horizon) en 2009. Un accidente tan importante en una instalación costa afuera es obviamente capaz de dañar el medio ambiente en una medida tan significativa que, en ausencia de normas suficientemente eficaces, el objetivo de lograr un "buen estado medioambiental" se vería seriamente comprometido. 48

Después del Macondo, en 2012, la UE se adhirió al Protocolo Offshore de Barcelona. 49  El siguiente paso fue la adopción de la Directiva de seguridad costa afuera (OSD) en 2013.  50  Ambos instrumentos se especifican (pero no se limitan a) a  los  daños por contaminación  transfronteriza  .

El OSD se ocupa únicamente de los accidentes marinos importantes y tiene una aplicación geográfica general. La Directiva reconoce que es probable que los accidentes graves tengan consecuencias devastadoras e irreversibles en el medio marino y costero. 51  'principales incidentes ambientales' están incluidos en el ámbito de la Directiva sólo en la medida que resultan de tales incidentes y resultado de ello, o es probable que resultado, en efectos 'adversos adversos' en el medio ambiente de acuerdo con la Directiva sobre responsabilidad medioambiental (ELD).

Si bien el OSD tiene como objetivo prevenir accidentes importantes en el sector del petróleo y el gas, o minimizar los riesgos de tales accidentes, no incluye la contaminación más sutil pero sistemática que surge de las operaciones normales en alta mar. Una discusión de las cuestiones relacionadas con las normas de la UE sobre protección contra dicha contaminación está fuera del alcance de este capítulo. Las descargas regulares se pueden abordar a través de la regulación de emisiones. 52  Cabe señalar a este respecto, sin embargo, que los dos instrumentos regionales mencionados anteriormente, el Protocolo de Barcelona Offshore y el Convenio OSPAR, contienen un marco para abordar la contaminación en un significado más amplio que el OSD. 53

Además, el OSD solo se aplica a las actividades de petróleo y gas (hidrocarburos) y, por lo tanto, excluye las actividades destinadas a explorar y extraer otros minerales del fondo marino. 54  La Directiva se aplica únicamente a las actividades dentro de los límites de la plataforma continental del Estado miembro. 55

El preámbulo de la OSD confirma expresamente la obligación de que la acción medioambiental de la UE esté respaldada por el alto nivel de protección basado en los principios a los que se refiere al artículo 192 TFUE. 56  La Directiva no define estos principios a los efectos del sector offshore, sino que les da un efecto práctico mediante las disposiciones que prevén obligaciones específicas para los agentes y autoridades del sector offshore. Los Estados miembros tienen libertad para introducir requisitos más estrictos que los previstos en la Directiva. 57

La característica común de la regulación medioambiental de la UE es el enfoque en incidentes que pueden causar efectos significativos "" en el medio ambiente. Estos se determinan de acuerdo con los criterios previstos en la Directiva de responsabilidad ambiental (ELD). 58  Sin embargo, los criterios ELD están abiertos ya que no funcionaron ningún estándar o umbral por encima del cual los efectos adversos sobre el medio ambiente se vuelvan significativos. Solo los daños con efectos probados sobre la salud humana deben clasificarse siempre como daños importantes. 59

La razón principal para limitar el alcance de la OSD a los accidentes graves con impacto grave se basa en las consideraciones de rentabilidad inherentes a las estrategias de prevención y gestión de riesgos impuestas por la Directiva: las medidas preventivas deben ser viables y económicamente viables, ' adecuado 'para prevenir o limitar las consecuencias para la salud humana y el medio ambiente de los accidentes graves en las operaciones de petróleo y gas en alta mar. 60  Este enfoque toma en consideración las realidades que enfrentan las entidades que tienen la responsabilidad principal de la seguridad de las operaciones costa afuera, es decir, los operadores.

El enfoque basado en el criterio de "idoneidad" refleja la idea del principio preventivo en general: las medidas a tomar para prevenir ciertos riesgos identificables deben estar limitadas por el umbral de "viabilidad". Es posible que no sea factible mantener un nivel muy alto de protección ambiental previsto, pero es mejor tener estándares realistas y viables en el lugar de altos estándares declarativos.

Si bien algunos riesgos provocados por las actividades en alta mar son ciertos y, por lo tanto, requieren medidas específicas (es decir, "adecuadas"), es mucho más difícil determinar qué medidas son necesarias para abordar riesgos inciertos, científicamente aún no identificados. No está claro cuánto esfuerzo se debe invertir para evitar estos riesgos desconocidos, pero el principio de precaución requiere que se realicen al menos algunos esfuerzos proporcionados con este fin. Al mismo tiempo, esto también significa que debemos tolerar cierto nivel de incertidumbre en los riesgos ambientales si queremos beneficiarnos de los recursos naturales del marino.

Si bien admite que "los riesgos relacionados con accidentes importantes en alta mar son importantes", el OSD tiene como objetivo la minimización de riesgos, no la eliminación. 61  OSD introduce el concepto de `` riesgo aceptable '', lo que significa que los operadores deben reducir el riesgo de un accidente grave tan bajo como sea razonablemente posible, hasta el punto en que el costo de la reducción del riesgo sería enormemente desproporcionado a los beneficios de tal reducción. 62

La OSD es importante porque impone obligaciones bastante específicas a los Estados miembros para introducir requisitos de prevención y gestión de riesgos en las leyes nacionales. El OSD aplica el estándar de "mejores prácticas" para determinar los niveles de riesgo aceptables y los sistemas de prevención de accidentes. 63  El OSD acepta que el concepto de "mejor" práctica es dinámica y debe evolucionar a la luz de nuevos conocimientos, inventos y desarrollos tecnológicos. 64  Una cualidad importante de las "mejores" prácticas para la prevención de accidentes graves en alta mar es el enfoque de establecimiento de objetivos basado en la evaluación de riesgos y un sistema de gestión fiable.Esto se beneficiará especialmente a los Estados miembros con una cultura de seguridad en alta mar poco desarrollada. sesenta y cinco

Además, los operadores deben elaborar y mantener actualizado un informe de peligro mayor para cumplir con los requisitos de OSD relacionados con la preparación y realización de operaciones de petróleo y gas en alta mar. 66  OSDfacilita la aplicación de la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental a los desafíos específicos del sector offshore. 67

Además del control propio del operador basado en los sistemas de gestión de riesgos y respuesta a emergencias (que también está sujeto a verificación independiente), el OSD requiere que estas dos tareas sean realizadas por diferentes organismos públicos para garantizar que la autoridad competente que controle las operaciones costa afuera sea independiente de la autoridad de licencias. 68

La tarea principal de las autoridades encargadas de la concesión de licencias es garantizar que los solicitantes de dichas licencias sean capaces de cumplir con los requisitos para las actividades en el extranjero correspondientes. 69  El OS Destablece una conexión importante con la Directiva 94/22 / CE (la Directiva de Hidrocarburos) aclarando las consideraciones que deben tener en cuenta la autoridad de licencias al evaluar los riesgos técnicos y financieros de las operaciones en alta mar. La autoridad que otorga las licencias debe considerar la capacidad del operador para garantizar 'operaciones seguras y efectivas continuas en todas las condiciones previsibles'. 70

Uno de los principios establecidos en el artículo 191, apartado 2, del TFUE es el principio de que quien contamina paga. El principio aborda situaciones en las que ya se han dañado daños ambientales. Los costes derivados de ello, incluidos los costes de restauración del medio ambiente, deben ser asumidos por quien contamina. 71

El principio de quien contamina paga se incorporó a la legislación de la UE en la Directiva de responsabilidad medioambiental (ELD), que establece el marco de la responsabilidad medioambiental basado en el principio de «quien contamina paga», para prevenir y reparar los daños medioambientales . OSD se refiere consistentemente al principio de quien contamina paga y al ELD a lo largo del preámbulo y el texto principal, eliminando cualquier duda sobre la aplicabilidad de la responsabilidad ambiental a los daños causados por actividades en alta mar (en el sector especificado por OSD y VEJEZ). 72

El OSD ha introducido varios ajustes importantes en el régimen de ELD, lo que lo hace más sólido para abordar los problemas de reparación en el sector offshore.

Primero, la mejora esencial en el régimen de responsabilidad por daños ambientales causados por accidentes costa afuera introducida en el OSD es la extensión del alcance territorial de responsabilidad por daños por agua bajo el ELD. Esto ahora se ajusta a la definición de `` aguas marinas '' en la Directiva marco de estrategia marina y se extiende hasta el alcance más extenso del área donde un Estado miembro tiene y / o ejerce derechos jurisdiccionales, de acuerdo con la CONVEMAR, a estante sable. 73  Teniendo en cuenta que las operaciones en alta mar ocurren principalmente fuera de los límites del mar territorial, tal extensión era muy necesaria.

En segundo lugar, OSD asegura que la entidad responsable sea claramente identificable y accesible, algo que se identifica como un problema en el ELD. 74  Con respecto a la accesibilidad, la OSD asigna la responsabilidad principal al licenciatario, independientemente de que las operaciones sean realizadas por el licenciatario o, o en el nombre de, el licenciatario o el operador. Sin embargo, al operador también se le asigna un papel central y siempre debe ser la entidad con la responsabilidad principal de la seguridad de las operaciones, para garantizar que el régimen de responsabilidad ambiental funcione correctamente. 75

Es importante destacar que los Estados miembros deben asegurarse de que los titulares de licencias tengan la capacidad financiera para reparar los daños causados por un accidente en alta mar. La OSD enfatiza en una serie de disposiciones que la capacidad de proporcionar una compensación económica por daños es un requisito esencial que los Estados miembros deben imponer a los titulares de licencias y operadores antes de conceder la licencia. 76  En cuanto a la capacidad financiera del titular de la licencia para reparar el daño potencial o real, los Estados miembros deben garantizar que el titular de la licencia sea financieramente responsable de la prevención y reparación de los daños medioambientales causados por las operaciones de petróleo y gas en alta mar.

Por tanto, el OSD contribuye a un mecanismo más adecuado y completo para la aplicación del principio de quien contamina paga en el sector offshore. Sin embargo, ELD y, en consecuencia, OSD se aplica solo a daños ecológicos puros y no regulan la responsabilidad civil ni los derechos de compensación por daños tradicionales otorgados en virtud de cualquier acuerdo internacional relevante que regule la responsabilidad civil. 77  Por lo tanto, a diferencia del transporte marítimo, donde existen mecanismos de responsabilidad que permiten la compensación financiera por los daños causados por la contaminación de los barcos, no existen mecanismos equivalentes a nivel de la UE (o internacional) para los daños por contaminación resultantes de actividades en alta mar.

4 Conclusiones y desafíos futuros

Hay varias conclusiones generales que son claras en lo que respeta a la aplicación de la legislación de la UE a los fondos marinos. En primer lugar, la legislación de la UE se aplica al lecho marino solo donde los Estados miembros de la UE tienen soberanía de conformidad con el derecho internacional. En segundo lugar, los documentos de política de la UE con respecto a la minería de los fondos marinos indican que la UE la clara intención de desempeñar un papel en la configuración de la minería de los fondos marinos, ya que dicha actividad se percibe como económicamente importante para el mercado de la UE. En tercer lugar, aunque se pueden aplicar varias medidas legislativas medioambientales de la UE a las actividades de los fondos marinos, persiste la incertidumbre sobre si es la UE,los Estados miembros de la UE o ambos los que tienen la responsabilidad de la protección del medio ambiente, dado que los Estados miembros de la UE han asumido individualmente obligaciones en virtud de ley internacional. Finalmente,

En lo que respeta a la aplicación del Derecho de la UE, se sostiene que, en el contexto del EEE, el Derecho del EEE seaplica únicamente al territorio de las partes de ese acuerdo y, por tanto, la posición puede ser diferente a la del Derecho de la UE. Además, no está claro si la UE tiene competencia para adaptar las medidas que exigen que los Estados miembros de la UE actúen, por ejemplo, exigiéndoles que realicen actividades en los fondos marinos o imponiendo condiciones específicas sobre cómo los Estados miembros de la UE deciden explotar los fondos marinos sobre los que han soberanía internacional. No obstante, si los Estados miembros costeros de la UE adoptan medidas legislativas nacionales que pueden dar lugar a diferentes normas nacionales,

En cuanto a la regulación de las actividades mineras de los fondos marinos, la UE considera que las instituciones internacionales no han cumplido y que está bien encaminada para desempeñar un papel importante en la gestión de los fondos marinos. Cuando los Estados miembros de la UE tienen jurisdicción para regular las actividades mineras de los fondos marinos bajo el régimen de la UNCLOS, se aplican los principios generales de la legislación de la UE  78 y las normas generales de la UE requieren para las actividades regulares de los operadores del mercado, como las obligaciones de información impuestas a las empresas, se aplicarán igualmente a los operadores que solicitan licencias mineras.Puede surgir un escenario problemático si la UE decidir no esperar a que la comunidad internacional actúe y adoptar una legislación específica para las actividades mineras de los fondos marinos que se encuentran dentro de la jurisdicción de los Estados miembros de la UE. Si surgiera tal situación, existe un gran riesgo de que la UE adopte sus propias normas para las operaciones mineras de los fondos marinos antes que el régimen internacional. 79  Los desafíos entonces serán establecidos en un régimen internacional, así como asegurar que prevalezca un régimen.

Asimismo, en lo que respeta a la protección medioambiental de los fondos marinos, existen claras lagunas e incoherencias que la UE, independientemente de que su competencia sea exclusiva o compartida, está dispuesta a actuar e imponer un estándar mínimo de seguridad en todas las actividades en el mar. sector. El OSD ha reforzado el ELD en el sector del petróleo y el gas, pero sería una ventaja para algunas acciones adicionales con respecto a los acuerdos de compensación y puesta en común de riesgos, como se sugiere en el considerando 63 del OSD.

No cabe duda de que la eliminación y gestión de los residuos producidos como resultado de la exploración y extracción de minerales del fondo marino, así como el vertido de instalaciones fuera de servicio, es un desafío serio. En la Directiva de Residuos Mineros de 2006 se establece un marco integral para la gestión segura de los residuos de las industrias extractivas a nivel de la UE. 80  Sin embargo, los residuos resultantes de la prospección, extracción y tratamiento en alta mar de recursos minerales están excluidos del ámbito de aplicación de la presente Directiva. 81  En la medida de esta exclusión, la Directiva general sobre residuos se aplica a los residuos producidos en instalaciones marinas y llevados a tierra,  82 dejando al operador la responsabilidad de que los residuos se traten adecuadamente de acuerdo con los requisitos de la Directiva.

Parece justo concluir que los esfuerzos de la UE con respecto a la minería de los fondos marinos en muchos aspectos se asemeja a un viaje a aguas desconocidas, y que se requiere la vigilancia necesaria cuando se navega en tales aguas.

1

Artículo 263 TFUE.

2

Por ejemplo,  Van Gen den Loos  , 26/62 [1963] Rec. 1.

3

Cuando la UE y los Estados miembros de la UE comparten una competencia, estos últimos pierden su "competencia" (poder para tomar decisiones) cuando la UE decide regular en ese ámbito. Se dice que la UE "ocupa el campo", lo que significa que los Estados miembros de la UE ya no tienen derecho a legislar en el área cubierta. Asunto 22/70  Comisión / Consejo  (Asunto ERTA) ECLI: EU: C: 1971: 32.

4

Artículos 2 a 6 TFUE.

5

Asunto C-347/10, ECLI: EU: C: 2012: 17.

6

Asunto C-347/10,  Salemink  , apartados 35 y 36.

7

Finn Arnesen, comentarios sobre el art. 126 EEA, en F. Arnesen, HH Fredriksen, HP Graver, O. Mestad y C. Vedder (eds.) Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo - Comentario, Nomos Verlagsgesellschaft, Baden-Baden 2018. El Acuerdo EEE y actividades fuera de shore , SIMPLY [2010] pág. 17.

8

Artículo 192 TFUE.

9

Artículo 194, apartado 2, segundo párrafo.

10

Se excluye la extracción de agregados marinos como arena y grava. Los minerales deben entenderse como materias primas que se encuentran en o debajo del lecho marino.

11

Comunicación conjunta al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, titulada 'Gobernanza internacional de los océanos: una agenda para el futuro de nuestros océanos' JOIN (2016) 49 final, de 10 de noviembre de 2016.

12

Por ejemplo, una empresa canadiense, Nautilus Minerals, recibió un contrato de arrendamiento de 20 años por parte del gobierno de Papúa Nueva Guinea para explotar en el mar, pero pronto terminó su proyecto debido principalmente a los costos.

13

Por ejemplo, bombas de vacío y vehículos operados a distancia.

14

Ej. Proyecto de gestión de los impactos de la explotación de recursos marinos profundos (MIDAS): un programa de investigación multidisciplinario que investiga los impactos ambientales de la extracción de recursos minerales y energéticos del medio ambiente de las profundidades marinas. Está financiado por el programa Framework 7 de la Comisión Europea y se inició en 2013 por un período de 3 años <  http://www.eu-midas.net/  >; Estudio sobre minería en aguas profundas <  https://webgate.ec.europa.eu/maritimeforum/en/node/3617  >; El proyecto Blue Mining también financiado por el programa Framework 7 <  http://www.bluemining.eu  >.

15

Por ejemplo, Comunicación de la Comisión: Oportunidades de crecimiento azul para un crecimiento marino y marítimo sostenible COM (2012) 49 final.

dieciséis

Para una discusión del marco legal internacional, vea el Capítulo 7 de este libro, J. Dingwall, 'Actividades de minería comercial en los fondos marinos más allá de la jurisdicción nacional: el marco legal internacional'.

17

Ibid, para detalles de competencias, poderes y acciones.

18

Comunicación conjunta al Parlamento Europeo, el Consejo, el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones titulada 'Gobernanza internacional de los océanos: una agenda para el futuro de nuestros océanos, JOIN (2016) 49 final.

19

Se está preparando un código de este tipo.

20

(n18), pág. 3.

21

Directiva marco sobre estrategia marina; Directiva de ordenación del espacio marítimo; Política Pesquera Común reformada; y su política de transporte marítimo.

22

(n18), pág. 4.

23

(n18), pág. 6.

24

Asunto 61/77  Comisión / Irlanda  [1978] 417, apartados 45 a 51.

25

Estos incluyen no solo 'el mar territorial' (es decir, 12 millas náuticas desde la línea de base) sino también la zona económica exclusiva, la 'ZEE' (hasta 200 millas náuticas) y la 'plataforma continental' adyacente que comprende el lecho marino y el subsuelo del áreas submarinas más allá del mar territorial.

26

Consulte el Estudio de 2015 para investigar el estado del conocimiento de la minería en aguas profundas de ECORYS y MRAS - <  https://webgate.ec.europa.eu/maritimeforum/en/node/373  >.

27

Directiva contable, Directiva 2013/34, DO 2013 L182, sobre estados financieros anuales.

28

Esta disposición del Tratado proporciona la base jurídica para la adopción de medidas de aproximación de la UE cuyo objetivo es el establecimiento y funcionamiento del mercado interior.

29

Arriba (n18).

30

Artículo 208 UNCLOS. Decisión 98/392 / CE del Consejo, DO 1998 L179 / 1, de 23 de marzo de 1998, relativa a la celebración de la Comunidad Europea de la Convención de las Naciones Unidas de 10 de diciembre de 1982 sobre el Derecho del Mar; el Acuerdo de 28 de julio de 1994 relativo a la aplicación de su Parte XI.

31

Decisión 98/249 / CE del Consejo, DO 1998 L104 / 1, de 7 de octubre de 1997, sobre la celebración del Convenio para la protección del medio marino del Atlántico nororiental.

32

Decisión 2013/5 / UE del Consejo, DO 2013 L4 / 13, de 17 de diciembre de 2012, sobre la adhesión de la Unión Europea al Protocolo para la protección del mar Mediterráneo contra la contaminación resultante de la exploración y explotación de la plataforma continental y los fondos marinos y su subsuelo.

33

SEC (2011) 1293 final, Documento de trabajo del personal de la Comisión. Evaluación de impacto que  acompaña al documento  Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la seguridad de las actividades de prospección, exploración y producción de petróleo y gas en alta mar, COM (2011) 688 final.

34

Véase en general Nicolas de Sadeleer. Principios ambientales: de los lemas políticos a las reglas legales  , OUP, 2002, p. 91 y siguientes. Tenga en cuenta que el artículo 191 solo es vinculante para la UE, no para los Estados miembros.

35

Véase, por ejemplo, Daniel Bodansky, 'Deconstructing the Precautionary Principle', págs. 381-391 en DD Caron y HN Scheiber (eds),  Bringing New Law to Ocean Waters  , 2004, Koninklijke Brill NV

36

Kramer (2015), pág. 55.

37

Ibídem.

38

La aplicabilidad directa significa que el reglamento de la UE se incorpora a los ordenamientos jurídicos nacionales de los Estados miembros de la UE al publicarse en el Diario Oficial de la UE. Las regulaciones también tienen "efecto directo", lo que significa que las personas pueden basarse en las disposiciones de las regulaciones de la UE ante los tribunales nacionales.

39

Artículo 288, apartado 3, del TFUE.

40

Arriba (n36), pág. 55.

41

Está fuera del alcance de esta sección abordar todas estas directivas generales en detalle.

42

Directiva 2008/56 / CE, DO 2008 L164 / 19, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de junio de 2008, por la que se establece un marco para la acción comunitaria en el ámbito de la política medioambiental marina (Directiva marco sobre estrategia marina).

43

Directiva 2004/35 / CE, DO 2004 L143 / 56, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, sobre responsabilidad medioambiental en relación con la prevención y reparación de daños medioambientales (Directiva de responsabilidad medioambiental).

44

Directiva 2014/52 / UE, DO 2014 L124 / 1, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de abril de 2014, por la que se modifica la Directiva 2011/92 / UE sobre la evaluación de los efectos de determinados proyectos públicos y privados en el medio ambiente (Evaluación de impacto Directiva).

45

Directiva 92/43 / CEE del Consejo, DO 1992 L206 / 7, de 21 de mayo de 1992, sobre la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva de hábitats).

46

Directiva 94/22 / CE, DO 1994 L164 / 3, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 1994, sobre las condiciones de concesión y uso de autorizaciones para la prospección, exploración y producción de hidrocarburos.

47

Ibíd, artículo 6 (2). Véase también Finn Arnesen, "La adopción de la Directiva sobre licencias de producción", en Peter-Christian Műller-Graff, Erling Selvig (eds)  El espacio económico europeo: el estado básico de Noruega en la construcción legal de Europa  , Berlín Verlag, Tano Aschehoug, 1997, págs. 81–96.

48

Cabe señalar que, si bien las preocupaciones medioambientales son importantes, la Directiva de seguridad costa afuera no está diseñada para abordar exclusivamente los efectos medioambientales de un accidente; incluye todos los aspectos, incluida la seguridad de la vida, la salud, etc.

49

Arriba (n31).

50

Directiva 2013/30 / UE, DO 2013 L178 / 66, de 12 de junio de 2013, sobre seguridad de las operaciones de petróleo y gas en alta mar y que modifica la Directiva 2004/35 / CE.

51

Un accidente «grave» se define en el artículo 2, apartado 1, como un incidente muy grave en relación con las instalaciones y la infraestructura conectada.

52

Directiva 2010/75 / UE, DO 2010 L334 / 17, sobre emisiones industriales (prevención y control integrados de la contaminación). Solo una disposición excluye específicamente el sector extraterritorial (ver el artículo 28).

53

El Protocolo costa afuera regula la contaminación en el sentido del artículo 208 de la UNCLOS, incluidos los desechos y las sustancias nocivas y nocivas.

54

Artículo 1 (1) y 2 (3) de la Directiva. Cf. Directiva Seveso- III que excluye al sector offshore de su ámbito de aplicación: artículo 2, apartado 2, letra f), de la Directiva 2012/18 / UE, DO 2012 L197 / 1, de 4 de julio de 2012, sobre el control de los riesgos de accidentes graves con sustancias peligrosas. , que modifica y posteriormente deroga la Directiva 96/82 / CE del Consejo.

55

Artículo 2 (3) de la Directiva de seguridad costa afuera.

56

Arriba de la Sección 1.

57

OSD es una directiva de armonización mínima (artículo 1).

58

Consulte el anexo I y el artículo 2 de ELD.

59

Ver Anexo I.

60

Artículo 3, apartado 1; Considerando 26 y artículo 3, apartado 3; Artículo 2 (6).

61

Considerando 6. La OSD define riesgo como "la combinación de la probabilidad de un evento y las consecuencias de ese evento". Artículo 2 (4).

62

Artículo 3 (4). Véase también Sadeleer en la pág. 91 y siguientes.

63

Artículo 2 (8).

64

Considerando 30.

sesenta y cinco

Los Estados del Mar del Norte se ofrecen a menudo como un buen ejemplo a seguir (véase Evaluación de impacto).

66

Artículo 11 (1).

67

Considerando 5 de la Directiva EIA.

68

Para fortalecer el control sobre las actividades en alta mar, la OSD también someterse a la participación pública en los procesos de toma de decisiones (Directiva EIA) y el acceso público a la supervisión de operaciones en alta mar con efectos potencialmente significativos en el medio ambiente : véanse los considerandos 15, 16 y los artículos 5 y 8. (4), 9.dy 24.

69

Artículo 4 (OSD).

70

Artículo 4 (2) que especifica los aspectos que la autoridad debe tener en cuenta al realizar dicha evaluación.

71

Ver en general, David Langlet y Said Mahmoudi,  EU Environmental Law and Policy  , OUP, 2016, p. 55.

72

Los «daños medioambientales» incluyen los daños a especies y hábitats protegidos y los daños causados por el agua (artículo 2, apartado 1, pero excluyen los daños causados por contaminación de carácter difuso (artículo 4, apartado 5).

73

Artículo 7 (1) (b) (ii) OSD y artículo 3 (1) (a) de la Directiva 2008/56 / CE citada en fn. 41. Antes de la adopción de la OSD, una limitación importante se derivaba de la definición restringida de daños por agua de la Directiva 2000/60 / CE, DO 2000 L327 / 1, (Directiva sobre daños por agua) aplicable solo a las aguas territoriales dentro de los 12 millas. Esta definición excluyó las áreas más grandes de la plataforma continental con la mayoría de las actividades en alta mar.

74

También C-188/07  Mesquer  [2008] ECR I-4501 (poseedores o poseedores anteriores de residuos).

75

Artículo 2 (5) y artículo 3 (2) y considerando 13 de la OSD. OSD define al operador como "la entidad designada por el titular de la licencia o la autoridad que otorga la licencia para realizar operaciones de petróleo y gas en alta mar, incluida la planificación y ejecución de una operación de pozo o la gestión y control de las funciones de una instalación de producción ". (Tenga en cuenta que ELD se refiere al 'operador' en general).

76

Artículo 4 (3).

77

ELD también excluye lesiones personales, daños a la propiedad privada o cualquier pérdida económica; no afecta ningún derecho en relación con este tipo de daños y no otorga a los particulares un derecho a indemnización como consecuencia de los daños ambientales o de una amenaza inminente de tales daños (artículo 3 (3)).

78

Por ejemplo, el principio de no discriminación por motivos de nacionalidad, origen y destino.

79

Una situación similar se produjo en 2003 con respecto al grosor del casco de los petroleros. La lentitud del régimen internacional de la OMI para tomar una decisión de enmienda MARPOL (Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques) y la incorporación gradual de los petroleros de doble casco, llevó a la UE a tomar medidas unilaterales y adoptar el Reglamento 1726 / 2003, DO 2003 L249. / 1, del Parlamento Europeo y del Consejo, 22 de julio de 2003, por el que se modifica el Reglamento 417/2002 / CE sobre incorporación acelerada de los petroleros de doble casco. A finales de 2003, la OMI tomó la decisión de modificar MARPOL.

80

Directiva 2006/21 / CE, DO 2006 L102 / 15, del Parlamento Europeo y del Consejo de 15 de marzo de 2006 sobre la gestión de residuos de las industrias extractivas y que modifica la Directiva 2004/35 / CE.

81

Ibíd, artículo 2 (2) (b).

82

En virtud del artículo 2, apartado 2, letra d), de la Directiva 2008/98 / CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre residuos (Directiva marco sobre residuos).