Astilleros vuelve a la calle para denunciar las promesas incumplidas del PP

  • Print

Los trabajadores reclaman en Cádiz los contratos anunciados por el Gobierno central

Cádiz
 
El País

Protesta de trabajadores de la planta de Navantia en Puerto Real. / Eduardo Ruiz

A pesar de los reiterados anuncios del PP de inminente carga de trabajo, ninguna de las posibilidades abiertas se ha concretado. Navantia está pendiente de cerrar con Qatar el contrato de construcción de cuatro patrulleras. También Gas Natural anunció hace meses su intención de construir un gasero, después de que otros cuatro fueran adjudicados a astilleros de otros países. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció la posibilidad de que el Gobierno librase una partida para encargar un nuevo barco, que se prevé que sea un buque de aprovisionamiento de combate para el Ministerio de Defensa. Y también la empresa naval aguarda sacar algo del contrato anunciado por Iberdrola para un parque eólico marino.

Sin embargo, ninguno de estos contratos se ha firmado, lo que enciende los ánimos de las plantillas. “Estamos en unos momentos cruciales porque estamos en tiempo preelectoral. Y es ahora cuando los políticos se tienen que comprometer con los ciudadanos”, exigió el presidente del comité de Puerto Real, Ramón Linares. “Tenemos la capacitación y ahora hace falta voluntad”, añadió.

La protesta fue la última en un calendario de movilizaciones que suma 30 meses. Pero habrá más. Este jueves los trabajadores de San Fernando se concentrarán a las puertas del antiguo Ayuntamiento, en la plaza del Rey, donde harán una colecta para el Banco de Alimentos. También harán asamblea mañana los de Cádiz, en la que pueden decidirse protestas. A estas acciones de las plantillas se suman las de las empresas auxiliares, las que más se resienten por la falta de concreción de contratos. El viernes está convocada una reunión en el SERCLA (servicio de resolución de conflictos laborales) entre empleados y dirección de Ditecsa, empresa de mantenimiento que ha planteado un ERE para 34 de sus 63 trabajadores