Breve historia del Dique de Gijón (1859-1950)

 

 

 

 Elena Toral Alonso IES Jovellanos (Gijón)

En estos días asistimos con un descorazonador silencio e indiferencia al desmantelamiento de las viejas instalaciones del Dique Seco de Gijón.

En Gijón los cierres de empresas, los desmantelamientos de sus instalaciones y la voracidad del sector inmobiliario para ocupar antiguos espacios industriales, sin guardar memoria de sus usos anteriores, han venido siendo algo tan frecuente que han dejado de ser noticia. Sin embargo, no deja de ser triste comprobar que una actividad industrial de larga vida en nuestra ciudad se extingue, y con ella todo vestigio de su existencia.

Con frecuencia nos olvidamos de los orígenes de muchas de nuestras industrias y relegamos al olvido un pasado que merece ser recordado. Por ello es imprescindible recopilar, apresuradamente, la información necesaria para valorar con justicia el interés históricoarqueológico de las instalaciones popularmente conocidas como el Dique. Sin acceso a los archivos de la empresa y teniendo en cuenta la escasa huella dejada por esta actividad en los archivos públicos, se ha intentado reconstruir su historia utilizando tanto prensa local como revistas especializadas en temas navales o minero metalúrgicos, como aquella prensa nacional que dedicaba diariamente un espacio a los temas relacionados con el transporte y la construcción naval. Los datos así obtenidos pueden resultar algo imprecisos en lo relacionado con la estructura de las instalaciones, pero resultan de gran interés para valorar comparativamente la importancia de la empresa, para realizar un seguimiento de los buques en ella fabricados, para analizar formas de trabajo o relaciones laborales, etcétera. Sin embargo, por razones de espacio, nos limitaremos aquí a registrar a grandes rasgos la historia de la fábrica, sus propietarios y sus instalaciones.

Durante la primera mitad del siglo  xix se produjo una importante transformación en la construcción de buques que dio comienzo en 1820 cuando Aaron Manby construyó el primer vapor con casco de hierro, alcanzando su punto culminante en 1840 al aplicarse la propulsión a hélice a los nuevos barcos de casco metálico. Poco antes, en 1838, se había conseguido atravesar el Atlántico utilizando como único medio de propulsión el vapor. Por tanto, hacia mediados del siglo xix, coincidiendo con el momento en el que en Gijón se daban los pasos decisivos hacia la industrialización, la moderna industria de construcción naval había adquirido sus caracteres básicos.

SEGUIR LEYENDO

https://memoriasculturalesdelaindustria.

files.wordpress.com/2020/05/

breve-historia-del-dique-de-gijocc81n-

elena-toral.pdf