El naval de Vigo pierde más peso y vascos y asturianos suman contratos

  • Print

 

El Faro de Vigo

En el segundo trimestre sólo Freire firmó un pedido mientras en las otras dos comunidades fueron una docena

Barreras está construyendo un flotel, pero los trabajos aún no son del todo visibles porque se acaba de poner la quilla. Los nuevos contratos van con bastante retraso.                    


 La recuperación del naval se consolida en País Vasco y Asturias con una docena de contratos en el segundo trimestre del año mientras que en Vigo va muy lenta con sólo dos, uno Freire y otro de Barreras (el flotel para Pemex que se firmó a principios de año pero que entró en vigor en primavera). La cartera de pedidos de los astilleros de la Ría perdió peso pasando de un 27% en los tres primeros meses a un 25% mientras que las comunidades asturiana y vasca representan un 31% y un 44% de la construcción naval privada de España, según datos hechos públicos ayer por el Ministerio de Industria. La inmensa mayoría de los nuevos contratos son internacionales, destinados a armadores de países como Francia, Sudáfrica, Noruega, Francia, Israel, Brasil, México y Holanda mientras que sólo dos son para España (para Remolques Unidos). El astillero asturiano Armón es el mejor posicionado ya que tiene una veintena de contratos en sus factorías (sin contar la de Vigo) y le sigue Astilleros Murueta (Vizcaya) con siete barcos en construcción, según el informe de la Gerencia del Sector de la Construcción Naval. En la Ría de Vigo la situación en materia de construcción de barcos es mucho más modesta con dos buques en Cardama (para Angola y Dinamarca), uno en Barreras (el flotel para Pemex), otro en Freire (un buque congelador para Noruega) y otro en Armón (uno para México). Vulcano tiene el casco de un ferry que heredó de la extinta Astilleros de Sevilla para el que ultima su venta a un armador, operación que está prevista para la próxima semana. Metalships, por su parte, vació esta semana su cartera con la entrega de un off-shore y, mientras, se apoya en la reparación como el resto de astilleros de la Ría.

el ‘tax lease' no cuaja El nuevo sistema de financiación 'tax lease', que entró en vigor hace año y medio, todavía no ha permitido firmar ningún contrato en Vigo mientras que en las otras dos comunidades se empleó en una decena de pedidos. El naval vigués sólo creó 260 empleos este año de los 1.400 que estaban previstos, lo que muestra la lenta recuperación que lleva el sector en la comunidad gallega, si bien todos los astilleros tienen buenas pespectivas con varias negociaciones en marcha cada uno que esperan que fructifiquen en los próximos meses.