Desde la medianoche del 6 de enero, el Gobierno de Canarias había declarado la situación de alerta por el paso de la borrasca Filomena, que se extendió para todo el Archipiélago al día siguiente. A las 21.00 horas del jueves 7